Jorge Trias Sagnier http://www.jorgetriassagnier.com Mon, 18 May 2015 18:11:18 +0000 http://wordpress.org/?v=2.6.2 en A QUIÉN VOTARÉ EL PRÓXIMO DOMINGO http://www.jorgetriassagnier.com/2015/05/18/a-quien-votare-el-proximo-domingo/ http://www.jorgetriassagnier.com/2015/05/18/a-quien-votare-el-proximo-domingo/#comments Mon, 18 May 2015 18:11:18 +0000 JTrias http://www.jorgetriassagnier.com/?p=1396

La cara es probable que sea el espejo del alma. Pero lo que seguro es la expresión más genuina del alma es lo que uno dice o calla.

Al iniciarse la campaña electoral pensaba votar a Gabilondo para la Comunidad de Madrid; y a Aguirre para el Ayuntamiento. Aunque soy catalán vivo en la Capital desde 1977. Y aunque soy conservador suelo votar en las elecciones locales a personas más que a ideas.

Pues bien, a Esperanza Aguirre ya no la pienso votar por su grosera descalificación de la gestión de la alcaldesa Ana Botella; y por su demagógica campaña. Ana Botella ha hecho una gestión eficaz que ha dado como resultado la reducción de casi un 10 % de la pavorosa deuda que nos dejo Gallardón. Y jamás se quejó de la herencia recibida. Como Carmona no me parece demasiado serio, mi voto se inclinará entre dos personas que me parecen solventes: Begoña Villacís o Manuela Carmena. La primera ha hecho una campaña muy buena; la segunda también y de la solvencia de Manuela no tengo duda alguna. El domingo saldré de dudas cuando deposite mi voto.

Para la Comunidad, como sigo pensando que Ángel Gabilondo es el mejor candidato, sin dudarlo, me abstengo de hacer comentarios.

A partir de ahora, o se tiene solvencia y capacidad de liderazgo o los partidos en lugar de catapultar a los candidatos, pueden ser un lastre.

]]>
http://www.jorgetriassagnier.com/2015/05/18/a-quien-votare-el-proximo-domingo/feed/
LA VERDADERA CAUSA DE LA DESCOMPOSICIÓN DEL PP http://www.jorgetriassagnier.com/2015/05/13/la-verdadera-causa-de-la-descomposicion-del-pp/ http://www.jorgetriassagnier.com/2015/05/13/la-verdadera-causa-de-la-descomposicion-del-pp/#comments Wed, 13 May 2015 09:27:21 +0000 JTrias http://www.jorgetriassagnier.com/?p=1392

El partido Popular no es que esté tocado sino que está prácticamente hundido. Diariamente salen nuevos casos de corrupción y de idiocia política en los medios de comunicación. Pero toda esta ristra de nombres que sólo han comenzado a aflorar no son la verdadera causa del hundimiento sino el efecto más visible de un partido que heredó todos los vicios del franquismo y ninguna de sus virtudes. Los efectos son, sin duda, devastadores pues si se investigase el patrimonio y forma de vida de los ex ministros, ministros, diputados nacionales, autonómicos o europeos, concejales y demás cargos del PP, saldrían decenas y decenas de presuntos implicados en casos de corrupción o de corruptelas. Como en las competiciones motociclistas los habría de cuatro clases: los de 50 y 125 c.c. (corrupción “c” minúscula o sea casos que pueden calificarse de corruptelas, que bordean el delito sin incurrir en el); los de 250 c.c. (corrupción “C” mayúscula, es decir los que además sí han cometido, por lo menos, un delito); y, por último, la competición estrella, la Moto GP (corrupción “GC”,los que cometen, por lo menos dos, tres o cuatro de los delitos posibles).

La causa procede del origen del PP, es decir de AP y de su fundador Fraga Iribarne. Se rodeó de aquellos (entonces) chicos de mi edad –que ahora rondamos entre los 55 y 65- que por educación familiar o negocios se quedaron atrapados en lo más rancio de la derecha: AP o Fuerza Nueva, aunque estos últimos, al derivar sus jefes hacia el crimen organizado, prefirieron reciclarse en AP. De ahí procede el núcleo duro que luego se refundaría con las siglas del PP con el camelo, que nos convenció a muchos que de otro modo jamás hubiésemos recalado en AP, de la regeneración democrática para reforzar las instituciones. La renuncia de Aznar a un tercer mandato nos pareció, incluso, una medida higiénica. Pero, ay, el PP obtuvo mayoría absoluta en el año 2000 y Aznar creyó que podría llegar a ser algo así como una especie de co presidente de los Estados Unidos. Con el partido completamente patrimonializado en sus manos y la servil complacencia de otros pocos, en un acto de soberbia sin precedentes, señaló a su sucesor, probablemente el que creyó mas incapacitado para el cargo y de este modo susceptible de mayor manipulación. A partir de ahí, de un partido político que designa a su mas alto cargo en el más puro estilo franquista, todo es posible. Ahora se habla, ante la inminente catástrofe, del retorno de Aznar, pero eso no parece posible pues en España ya hay, afortunadamente, soluciones de recambio para una inmensa cantidad de votantes populares en Ciudadanos y en UPyD.

Fraga Iribarne, que no era una bestia política sino humana, pensaba –con razón- que el dinero corrompía. Y él no quería corromperse. Pero entonces, ¿cómo ganar las elecciones? Fraga creía en la división del trabajo. O sea, era de la opinión de que los trabajos sucios debían hacerlo aquellos que entendían de eso pues de eso vivían. Empresarios medianos y ambiciosos pues los grandes ni en broma estaban dispuestos a meterse en estos líos. Ese ha sido el perfil de todos los tesoreros del partido popular, exceptuando la actual tesorera y a su antecesor. El último, Luis Bárcenas, gozaba de la máxima confianza de Rajoy con quien llevaba colaborando desde hacía casi treinta años y lo colocó personalmente él a dedo. Ahora que nadie se extrañe de lo que está ocurriendo en el PP pues incluso la vicepresidenta –“que cada palo aguante su vela”- que hubiese podido ser una solución de recambio lo primero que hizo al ser designada, probablemente para completar su sueldo, fue colocar al marido en Telefónica. “Yo soy un hombre limpio” le espetó un secretario general del PSOE a un presidente acorralado en el debate sobre el estado de la Nación. Y tenía razón: Sánchez y el resto de candidatos son hombres limpios. De Rajoy y de muchos de los suyos existen serias dudas.

]]>
http://www.jorgetriassagnier.com/2015/05/13/la-verdadera-causa-de-la-descomposicion-del-pp/feed/
JUECES Y CORRUPTOS http://www.jorgetriassagnier.com/2015/02/27/jueces-y-corruptos/ http://www.jorgetriassagnier.com/2015/02/27/jueces-y-corruptos/#comments Fri, 27 Feb 2015 20:08:43 +0000 JTrias http://www.jorgetriassagnier.com/?p=1386

Si alguien no sólo tiene que ser honrado sino parecerlo más que nadie son los jueces. El espectáculo que están dando una buena porción de jueces madrileños, con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Francisco José Vieira al frente, al descubrirse que la empresa que debe modernizarles les paga dietas por asesorarles por cuenta de la Comunidad, es penoso. Lo más probable es que el llamado “promotor de acción disciplinaria” nombrado por el Consejo General del Poder Judicial para esclarecer los hechos concluya con un si es no es si, sino todo lo contrario. Es decir: nada. Corporativismo puro y duro.

Vieira, junto al singular Emilio Fernández Castro, se enfrentó al magistrado Suárez Robledano cuando se trataba de dilucidar si se anulaban o no del sumario de la Gürtel las escuchas ordenadas por Baltasar Garzón que, como se sabe, fue el juez que inició la instrucción del más escandaloso caso de corrupción política que ha habido en España, sin que los verdaderos responsables hayan dado explicación alguna. Suárez Robledano, un magistrado conservador, mantuvo la dignidad del poder judicial. Gracias a esa anulación que propiciaron esos otros dos magistrados del TSJM, el Tribunal Supremo terminó condenando a Garzón por un delito de prevaricación y le expulsaron de la carrera judicial. En cambio no se siguió actuación alguna contra Antonio Pedreira ni contra Suárez Robledano, el primero porque les dio pena debido a su enfermedad y el segundo porque les traía sin cuidado.

Así se escribe la justicia en España cuando la política, en sus estratos más altos, se interfiere en su camino. Si el lector coge el libro de Ernesto Ekaizer, “El caso Bárcenas”, en su página 119 se dice lo siguiente: “El 23 de marzo de 2010, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuncia que ha decidido anular por dos votos contra uno todas las grabaciones, excepto una, realizadas en la cárcel de Soto del Real por orden del juez Garzón y prorrogada por el juez Pedreira. Dos votos, el de Vieira y de Fernández Castro, contra uno, de Suárez Robledano, que presenta un voto particular en el que justifica la grabación de las conversaciones. Aunque los jueces no entran en la existencia del delito de prevaricación, Trillo está eufórico. Dice que es una prueba de lo que él sostiene”. ¿Y qué es lo que Trillo sostenía entonces? También lo cuenta Ekaizer un poco más adelante: “Yo creo –dice Trillo- que aquí el papel fundamental es el de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Lo tenemos bajo control. Tengo una relación personal con Vieira. El problema es la instrucción del juez Pedreira”. Efectivamente, el problema era el de unos jueces, Garzón o Pedreira, que se atrevieron a investigar las finanzas de un partido. En la cárcel acabó “el sargento Vázquez”. Los oficiales y generales estaban a resguardo. Cuando los jueces se dejan tentar por prácticas corruptas o por corruptelas se pierde la confianza en ellos. (Publicado en El País, 27 de febrero de 2015)

]]>
http://www.jorgetriassagnier.com/2015/02/27/jueces-y-corruptos/feed/
VERDADES Y MENTIRAS SOBRE LA LISTA FALCIANI http://www.jorgetriassagnier.com/2015/02/13/verdades-y-mentiras-sobre-la-lista-falciani/ http://www.jorgetriassagnier.com/2015/02/13/verdades-y-mentiras-sobre-la-lista-falciani/#comments Fri, 13 Feb 2015 10:17:01 +0000 JTrias http://www.jorgetriassagnier.com/?p=1384 Una cosa es la lista Falciani y otra, muy distinta, la utilización partidista o periodística que se hace de ella. Cuando un nombre aparece en la lista, el individuo queda ya estigmatizado y obligado a dar explicaciones sobre si su actividad financiera o su relación con la entidad bancaria HSBC se ha ajustado a la legalidad. Es decir, el mero hecho de aparecer en la lista implica una presunción de culpabilidad. Esto es algo que el Sr. Falciani y las autoridades tributarias que han utilizado, a veces de forma ilegítima, esa lista con fines recaudatorios, hubiesen debido tener en cuenta. Es probable que determinadas personas puedan solicitar responsabilidades por ello.

Cuando a esto se le añade la difusión periodística, el daño que puede producir, de no ser ciertos los datos, o incluso por el mero hecho de salir publicitado, puede llegar a ser inmenso. El diario El Confidencial viene ofreciendo por entregas una serie de nombres con el mensaje explícito que se trata de defraudadores, por tener, o haber tenido, cuentas fuera de España. Pueden dar las explicaciones que quieran, pero el mero hecho de salir en la lista, junto a verdaderos defraudadores o incluso delincuentes, provoca un daño irreparable.

Mi nombre ha salido publicado por ese diario y, al día siguiente, publicitado por ABC. Es cierto que El Confidencialha publicado una nota aclaratoria mía –incompleta- que en nada palia el daño producido. El diario ABC, como era de esperar, se negó a aclarar nada. Este es el periodismo que ahora se estila en algunos medios. La noticia fue amplificada por la Cuatro y por la Sexta, especialmente en el programa El Intermedio.

¿Y qué se puede hacer cuando te encuentras en medio de una situación así? Desgraciadamente, nada. Si demandas judicialmente, lo más probable es que las acciones judiciales, al tratarse de personas públicas como es mi caso, no prosperen. En cualquier caso, dependerá de la “suerte” con el juez o magistrados que te toquen para enjuiciar los hechos. Si se trata de jueces o magistrados honestos es probable que, si además son diligentes, se miren el asunto y juzguen con cordura. Pero también es muy probable que el juez sea partidista, o que las carreras de los magistrados dependan de políticos que miraran con lupa lo que hicieron o dejaron de hacer, a quien han favorecido y a quien no. Esta es la justicia “ad hominem” que en tantas ocasiones se imparte ahora en España.

La única solución es dedicarle tiempo y paciencia, en sitios como “¿Hay Derecho?”, para hacer pedagogía y explicar lo evidente. Y esto es lo que voy a intentar hacer a continuación. Se refiere El Confidencial a la aparición de mi nombre en la lista Falciani por una cuenta que, según una información filtrada, mantuve entre los años 1992 y 1994 en el banco HSBC. La noticia viene aderezada con referencias al caso Gürtel del que he escrito en varias ocasiones, por un lado; y a Guillermo Luca de Tena, del que fui abogado, por otro, que al parecer tenía una cuenta en ese banco. La consecuencia que extrae el lector es obvia. Pero los hechos no son como se dan en la noticia.

Así, resulta que nunca he tenido abierta cuenta alguna en el banco HSBC. Sí la tuve, en cambio, en National Republic Bank of New York, sucursal de Ginebra, que fue vendido por su propietario Edmond Safra –al que conocí- a HSBC en 1999 cuando yo ya no tenía relación alguna con esa entidad. Abrí esa cuenta para poder percibir unos honorarios profesionales, 30.000 €, (cinco millones de pesetas al cambio), derivados de mi actividad profesional como abogado hace 23 años. Dichos emolumentos fueron traídos y declarados oportunamente en España. ¿Dónde está la ilegalidad?

También debo aclarar que, al contrario de lo que se afirma en El Confidencial, yo no he sido nunca abogado de Luis Bárcenas. En las actuaciones derivadas del caso Gürtel intenté colaborar con mi partido entonces, el PP, por petición expresa de su presidente, y hoy presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al que siempre aconsejé trasparencia y colaboración con la justicia. ¿Qué tiene que ver esto con la lista Falciani?

Referente a Guillermo Luca de Tena, del que como también se dice en la noticia que fui abogado, eso sí es cierto. Fui su abogado y, sobre todo, amigo a lo largo de más de treinta años. Creo que su honestidad, que le llevó a situaciones patrimoniales muy difíciles para salvar ABC, está fuera de duda. A él, que murió hace años, si se le relaciona con una cuenta en el HSBC, pero no se menciona, o se hace muy de pasada, que regularizó esa situación anómala. Ni se investiga sobre el origen de esos fondos que, por lo que yo conozco, procedía de su padre, Juan Ignacio Luca de Tena, que lo llevó a Suiza al caer la Monarquía en 1931.

Y puestos a aclarar, quiero que sepan los lectores de ¿Hay Derecho? que he hecho mis declaraciones de Renta cada año, incluyendo los honorarios que por imperativo de clientes internacionales me han sido abonados en otros países. Y a mis declaraciones me remito. Por último, puedo afirmar que siempre que se ha solicitado, por el Congreso de los Diputados, partidos políticos, jueces o fiscalía anticorrupción, mi colaboración en determinadas investigaciones escandalosas de corrupción, o para cualquier tema, he prestado mi desinteresada ayuda y lo seguiré haciendo.

Se atribuye al almirante Méndez Núñez esa frase que procuro tener como divisa: “Más vale honra sin barcos, que barcos sin honra”. Como consecuencia de ello a veces he salido hecho añicos del empeño.

]]>
http://www.jorgetriassagnier.com/2015/02/13/verdades-y-mentiras-sobre-la-lista-falciani/feed/
CATALUÑA, ¿NACIÓN O ESTADO? (publicado en El País) http://www.jorgetriassagnier.com/2015/01/19/cataluna-%c2%bfnacion-o-estado-publicado-en-el-pais/ http://www.jorgetriassagnier.com/2015/01/19/cataluna-%c2%bfnacion-o-estado-publicado-en-el-pais/#comments Mon, 19 Jan 2015 16:33:23 +0000 JTrias http://www.jorgetriassagnier.com/?p=1380

Qué decir que no esté dicho sobre Cataluña o España? Ahora ya no es momento de opiniones, sino de política. Y la política se ha colado en el comedor de todas las casas catalanas y de buena parte de las que no lo son. El plato de la discordia está servido en muchísimas familias. Quienes tienen —o tuvimos— alguna responsabilidad en la situación creada, tenemos la obligación de decir lo que pensamos, basado en nuestra experiencia, razón y sentimientos, aún a riesgo de que nuestra propuesta política sea leña para el fuego en lugar de bálsamo en la herida. Pues la herida o fuego existe, es grande, y en lugar de curarla o apagarlo, los Gobiernos de casi todos los partidos, tanto centrales como autonómicos, han ido aumentando el desaguisado hasta convertirlo en lo más parecido a una gangrena o incendio cuya curación o sofoco parece difícil. Y hoy los conflictos no se solucionan con bombazos sobre Barcelona cada cincuenta años, como aconsejaba en el siglo XIX el general Van Halen; o enviando al general de turno con unos cañones a la plaza de San Jaime a sofocar la rebelión. Tampoco creo que sirvan de nada las acciones legales que ya ha anunciado el Gobierno de Rajoy, ni tampoco la irrazonable cerrazón de la Generalitat del presidente Mas.

He aquí, pues, una modesta pero práctica receta que me atrevo a prescribir, recogiendo el guante lanzado por personas sensatas del PSOE-PSC (Pedro Sánchez e Iceta) o de personalidades prudentes que estuvieron en la primera línea de la política, en los dos partidos mayoritarios, como Josep Piqué o Jordi Sevilla. Partimos del supuesto, que no parece discutible, de que el modelo constitucional de 1978 está agotado y necesita de una reforma en profundidad o, más bien, de una refundación, manteniendo su espíritu. Quitémosle, entonces, todos aquellos resabios franquistas que quedaron incrustados en ella por necesidades del guión de la Transición. A partir de ahí, ¿cómo organizar el Estado de forma que tanto Cataluña como el País Vasco, o sea sus ciudadanos, se sientan cómodos sin que se menoscaben los derechos de los ciudadanos de otras regiones o comunidades? Parece sencillo si lo que nos guía es el sentido práctico y dejamos las ensoñaciones, bellas pero irreales, a un lado. Voy a centrarme en Cataluña. ¿Qué queremos ser? ¿Una nación o un Estado? Pues doy por supuesto que las dos cosas es imposible ya que supondría la separación inmediata de la Comunidad Europea, el empobrecimiento de Cataluña, la ruina empresarial o, acaso, grandes brotes de violencia. No conozco naciones surgidas al paso alegre de la paz. En cualquier caso, sea el mensaje del miedo o no, los catalanes tenemos que saber que, de obtener la independencia enfrentada a España, supondría la ruina material y moral de varias generaciones. Y no creo que, excepto los ilusos y temerarios, quieran ese escenario.

España, en Cataluña y supongo que en el País Vasco, mantendría unas pocas competencias estatales: el Ejército, la política exterior, la justicia en determinadas materias —entre otras la justicia constitucional— y todos aquellos servicios que, de común acuerdo, fuese irrazonable descentralizarlos porque resultarían antieconómicos y empobrecedores. A este escenario solo puede llegarse desde la legalidad; y la única legalidad posible será la que surja de una reforma —o refundación— sensata de la Constitución de 1978, previamente pactada por todos los grupos políticos que quieran participar en esa reforma y que hayan sido elegidos en los próximos comicios que se celebrarán, aproximadamente, en un año. La actual legislatura está más que agotada. Y aunque la reforma la plantease hoy el Parlamento de Cataluña, carecería del apoyo suficiente en el Parlamento español para llevarla a cabo. Cualquier otro tipo de atajo, contrario a la legalidad, nos conduce a la ruina o a la desolación.

Hace pocos días cuatro embajadores catalanes (Bassols, Perpiñá, Bregolat y Mirapeix) expusieron en La Vanguardia su opinión sobre las catastróficas consecuencias que acarrearía la independencia (salida de la Unión y del euro, deslocalización de empresas, perdida del paraguas del BCE, dificultades de financiación ante la prima de riesgo de la deuda catalana, etcétera). Ante tan contundentes argumentos he escuchado de personas que solían pensar con cordura que esos mensajes catastrofistas no convencen a nadie. Y yo me pregunto: ¿qué otro mensaje, que no sea el de la catástrofe que se produciría con la independencia, puede esgrimirse? O, ¿es qué acaso pueden creer los independentistas, sean radicales o no, que la secesión saldría gratuita?

Cualquier otro tipo de atajo, contrario a la legalidad, nos conduce a la ruina o a la desolación.

Mas si de lo que se trata es de seguir viviendo en paz, con un grado de independencia que sea compatible con todos los compromisos nacionales e internacionales que tiene asumidos España y, como consecuencia de ello, Cataluña como parte de ella, habrá que ingeniárselas para hallar un compromiso que esté de acuerdo con la legalidad que todos, por mayoría aplastante, asumimos en 1978 y de la cual somos herederos. Un compromiso que ni la incomprensible inactividad del Gobierno de Rajoy ni la cerrazón del presidente Mas están propiciando. Por el contrario, si queremos entregar el poder en Cataluña a personajes bienintencionados —y poco más— como Junqueras; o estrafalarios, como los del CUP; y en España a una izquierda inédita, el disparatado camino emprendido, por unos y otros, es el correcto.

Jorge Trias Sagnier es abogado, escritor y ex diputado del PP.

]]>
http://www.jorgetriassagnier.com/2015/01/19/cataluna-%c2%bfnacion-o-estado-publicado-en-el-pais/feed/
LA DIGNIDAD Y EL AMOR (El Pais, 17-II-2013) http://www.jorgetriassagnier.com/2013/02/18/la-dignidad-y-el-amor-el-pais-17-ii-2013/ http://www.jorgetriassagnier.com/2013/02/18/la-dignidad-y-el-amor-el-pais-17-ii-2013/#comments Mon, 18 Feb 2013 10:18:16 +0000 JTrias http://www.jorgetriassagnier.com/?p=1375

En memoria de mi hermano Carlos

Cuando un huracán inesperado azota los sentimientos del navegante solitario que, irreverente y silencioso, soñó con desafiar a todos los océanos, puede dejarse llevar por el ritmo portentoso de la tempestad o, como Ulises, atarse al palo de la nave para no sucumbir al canto de las sirenas. O como Hamlet, si entra en batalla, tomar las armas, y enfrentándose al piélago de calamidades, acabar con todas ellas. Es en esos momentos de zozobra en los que Dios —y el visible fuego de san Telmo— se aparece con toda su grandeza y omnipresente terror. Ese Dios Todopoderoso que, con potente voz, grita al angustiado llamándole por su nombre para que vaya a su lado y escuche las palabras de los antepasados que había dejado olvidadas en el rincón más oscuro e inaccesible de la memoria: amor, dignidad, honor, miedo, patria, belleza, familia, eternidad, grandeza. Y, más o menos, antes de la zozobra piensa en cada una de esas recónditas voces que amartillan su mente como si milenios de sabiduría presagiaran un futuro desconocido.

¡Amor! ¡Dignidad! El náufrago no sabe a cuál de las dos corpóreas voces asirse para poder salvar, al menos, su alma, y quizás su maltrecho cuerpo. Duda entre agarrarse a la tabla del amor que, quizás, le arrastre a una playa silenciosa en la que podrá solazarse; o aguantar el iracundo temporal sabiendo que con toda probabilidad sucumbirá en lo más profundo del océano para quedar su cuerpo olvidado para siempre allá donde el mundo no tiene retorno y, a lo sumo, ser recordado en una lápida lejana por sus seres más queridos. El navegante escucha, en su desdicha, una voz interior que le dice: “No olvides nunca que por encima del amor está la dignidad”. El náufrago duda, pero un instinto feroz de supervivencia le hace atarse al palo de la nave y se deja arrastrar por las olas, dirigiendo su mirada hacia el cielo, porque no quiere ver el drama que está sucediendo a su alrededor.

El náufrago duda, pero un instinto feroz de supervivencia le hace atarse al palo de la nave

La historia unas veces acaba bien y el Ulises de turno sobrevive y se convierte en héroe o villano, según le miren amigos o enemigos. Y otras veces, como Aquiles, es alcanzado en su punto más débil y engullido por la muerte para siempre. Queda, eso sí, el ejemplo de una vida rota por la tempestad que, como a Kennedy, nunca le anunciaron. Pero la dignidad lo eleva a las más altas cimas de la posteridad, esa cumbre solo reservada para quienes poseen alma de dioses en sus mortales cuerpos, que hace que todas sus faltas y pecados les sean perdonados. ¿Acaso, en un mundo desconocido, resuciten las almas de los tirios y troyanos? No se qué diría el filósofo Javier Gomá de todo esto. Qué es mejor, ¿morir como Aquiles o descansar, al fin, en el regazo de Penélope como Odiseo en una casa soleada y con abundante prole? Ambas situaciones pueden ser ejemplares, según se mire. Aquiles pertenece a la estirpe de los dioses, y Ulises es hijo de los hombres. Ambos tienen ojos que no solo miran sino que ven, y tienen oídos que no solo oyen sino que escuchan. ¿Eligen? ¿Tenemos el destino marcado en las líneas de la mano (Eclesiastés) o en la genética? ¿Somos libres o, a lo sumo, gozamos de una apariencia de libertad? No conozco la respuesta ante estas extremas situaciones que, con mayor o menor intensidad, el ser humano se va encontrando a lo largo de la existencia. Pero resuenan en mi recuerdo esos hermosos versos de Espronceda que recitaba mi madre, de portentosa memoria, cuando éramos niños: “Que es mi barco mi tesoro, / que es mi dios la libertad, / mi ley, la fuerza y el viento, / mi única patria, la mar”. O esos otros de Baudelaire descubiertos en los años universitarios que se me quedaron clavados en el alma inmortal: “Homme libre, toujours tu chériras la mer! / la mer est ton miroir; tu contemples ton âme / dans le déroulement infini de sa lame, / et ton esprit n’est pas un gouffre moins aimer”.

La vida que vivimos y la vida que soñamos son, de una u otra forma, así. Está llena, en ese vertiginoso recorrido, de decisiones que nos conducen por sendas divergentes. En todas hay un final que, como el mar, es el morir. La elección del camino correcto, ¿quién sabe cuál es en el preciso instante en el que se toma? Está, además, el azar que algunos llaman suerte.

Amor, dignidad, ¿son conceptos disociables?, ¿puede haber amor sin dignidad?, ¿dignidad sin amor?, ¿Aquiles sin Ulises? No lo hubo y, como consecuencia, no lo habrá. “Lo que fue / es lo que será. / Lo que se hizo / es lo que se hará”, dice Qohélet. Y es que esa voz interior que atronó en el interior del navegante solitario y que le proponía la elección de la dignidad sobre el amor podría contener una paradoja insoslayable o, al menos, imposible de descifrar. Son como un problema matemático donde se baraja la regla y la excepción. Ambas palabras, que esconden parecidas emociones, se dirigen a un mismo fin. Puede haber amor sin dignidad, desde luego. También puede haber dignidad sin amor, aunque eso es más difícil. Esta es la cuestión y este es el indescifrable enigma en el que se debaten muchos corazones.

Jorge Trías Sagnier es abogado y fue diputado por el PP entre 1996 y 2000.

]]>
http://www.jorgetriassagnier.com/2013/02/18/la-dignidad-y-el-amor-el-pais-17-ii-2013/feed/
¿Sombras o certezas? http://www.jorgetriassagnier.com/2013/01/28/sombras-o-certezas/ http://www.jorgetriassagnier.com/2013/01/28/sombras-o-certezas/#comments Mon, 28 Jan 2013 09:54:39 +0000 adminra http://www.jorgetriassagnier.com/?p=1369 Todo son lugares comunes pero nadie, ni desde el Gobierno o los partidos afectados, ha dado una explicación convincente de lo que está ocurriendo. Quizás, la vicepresidenta Santamaría: “A mí, que me registren”. Porque ella, y algún otro u otra ministra o ministro, sí que están limpios de polvo y paja. Este asunto viene de lejos y no se ha querido —porque se pudo— resolver. Ahora ya no es tiempo de lamentos sino de explicaciones. Y rápidas.

En la primera legislatura de Aznar, la VI, había una Comisión o Subcomisión en el Congreso a la que yo pertenecí en la que estaban el diputado socialista Fernández Marugán, Jaime Ignacio del Burgo y alguien más que no recuerdo. El escándalo Filesa, que tanto azuzó el PP —y Rato especialmente—, era aún un asunto muy cercano. Los socialistas lo habían pagado caro y Marugán, hombre cabal, barbado y honesto, era muy consciente de ello. Decidimos que había que modificar el sistema de financiación de los partidos políticos y la ley que lo regulaba.

Recuérdese que estaban permitidas entonces las donaciones anónimas. Así se financiaban, además de las asignaciones públicas, prácticamente todos los partidos, lo cual daba lugar a todo tipo de corruptelas, enjuagues y corrupciones. No fue posible entonces acabar con ese sistema. No se quiso poner el cascabel al gato. Y, desde luego, había gato encerrado. CiU, de quien dependía el PP para poder gobernar, se opuso rotundamente. Si mi memoria no me falla, las donaciones anónimas terminaron en la etapa de Zapatero, que no todo lo hizo mal, ni mucho menos ahora el PP, y especialmente su extesorero Luis Bárcenas —con quien he recorrido montañas, he tenido larguísimas conversaciones y a cuya amistad no renuncio sea cual sea su futuro—, están sometidos a un escrutinio lógico. Deben, pues, aclarar y explicar el sistema de financiación para que podamos creerles. Y la oposición, toda ella, debe también contar públicamente —el Partido Socialista especialmente— si usaban, así mismo, de esas malas prácticas.

Hace aproximadamente un año publiqué un artículo en este diario que tuvo una enorme repercusión en el que contaba algunas cosas que sabía por haber intentado ayudar al juez Pedreira, enfermo y sin medios materiales en el juzgado, que intentó realizar una investigación clara. Pudo a medias. En el PP sentó muy mal ese artículo mío. Afortunadamente, ahora, el juez número 5 de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, siguiendo la estela de lo que había iniciado su antecesor Baltasar Garzón, intenta aclarar el escándalo de la financiación del Partido Popular. Confiamos muchos en que ni la Fiscalía Anticorrupción ni el juez se arredrarán ante las presumibles presiones que van a sufrir. El fiscal general es hombre cabal y con arrestos, y el juez es hombre lento, pero seguro.

Este asunto viene de lejos y no se ha querido (porque se pudo) resolver

¡Vaya historia!: el juez que inició la investigación, honrado en toda Hispanoamérica y en la Corte Penal Internacional, Baltasar Garzón, fue apartado y condenado por unas escuchas que, a mi juicio, fueron muy limitadas y estaban más que justificadas. Y el juez del Tribunal Superior de Justicia, Antonio Pedreira, quedó postrado en el lecho del dolor y olvidado. La dignidad tiene su precio. Pero la verdad se va abriendo paso.

Sigamos, pues, con lo que quiero decir. Al margen de lo que hagan los fiscales y jueces, el Partido Popular tiene que explicar con pelos y señales los medios con los que se financiaban. Francisco Álvarez-Cascos, ex secretario general; Ángel Acebes, excoordinador general; Javier Arenas y María Dolores de Cospedal, sucesivos secretarios generales del PP; líderes autonómicos afectados por este caso u otros; y, por supuesto, José María Aznar y Mariano Rajoy, presidentes sucesivos del PP, deben dar una explicación convincente. Por supuesto, también deben hacerlo Álvaro Lapuerta, Luis Bárcenas, otro tesorero cuyo nombre no recuerdo que le sucedió interinamente, Romay y la actual tesorera.

No podemos tener esa desagradable sensación de que fuimos ingenuamente engañados quienes les defendimos en medio del tornado. Ellos tienen los documentos o información suficiente. Llevaban esa contabilidad B, cuando la hubo, de las donaciones personificadas y de las anónimas —legales hasta hace unos cuatro o cinco años— y de a quiénes o a qué menesteres se destinaba ese dinero. No pueden esconderse ni mentir.

Y todos los destinatarios deberían hacer públicas sus declaraciones de renta para que la Agencia Tributaria determine si estaban declaradas. Y en el caso de que no lo hubiesen sido, y si incurrieron en un posible delito fiscal, que la Agencia Tributaria envíe el asunto al Juzgado numero 5 que, según parece, es indiscutiblemente el competente.

Por lo que yo pude saber, y ya conté en estas páginas de forma sucinta, sí se entregaban sobres con dinero en efectivo que servían como complemento del sueldo que percibían algunos dirigentes. Creo que la cantidad máxima eran unos 10.000 euros al mes o su equivalente en pesetas antes de la moneda única. De ahí hacia abajo se percibían cantidades menores, según los cargos y responsabilidad. La mayoría de diputados y dirigentes del PP no percibía nada de esas cantidades. Y es por ellos, y especialmente por quienes les votaron, por lo que deberían dar una explicación, tanto Cospedal como Rajoy, que son quienes ahora dirigen el partido.

Es posible que ellos acabasen con esas malas prácticas, es posible, pero también deberían explicar si al principio de sus mandatos respectivos percibieron alguna cantidad de esa opaca procedencia. En resumen: queremos saber la lista de donantes y la de receptores. Nos la deben quienes fueron nuestros dirigentes, amigos algunos de ellos, e incluso aquellos que, pase lo que pase, lo seguirán siendo.

Es posible que ninguno de los perceptores, si no hubiese declarado esas cantidades que recibían en metálico, haya incurrido en delito fiscal, pues la cuota posiblemente defraudada, por lo que yo conozco, no llega al límite del delito. Pero en cualquier caso el escándalo está servido y España y los españoles, tenemos derecho a conocer lo que se hizo con ese dinero público. Y Bárcenas, que tiene un buen abogado, debería explicar de dónde salía ese dinero y si las empresas que se acogieron a la amnistía fiscal eran suyas o de más personas, pues probablemente, y como consecuencia del generoso sueldo que cobraba, pueda tener una explicación que le aparte definitivamente del delito. Callar, a veces, es complicidad. Otra cosa son las responsabilidades políticas, que el PSOE, con Rubalcaba a la cabeza, debe pedir con firmeza y no con la boca chica como lo viene haciendo hasta ahora, pues da la sensación de que ellos también tienen algo que ocultar.

El sistema constitucional español es lo suficientemente fuerte para soportar una crisis política de esta magnitud. Hay personas muy cualificadas, tanto en el Gobierno, en el PP, y en el PSOE, para sustituir a quienes deban caer, con delito o sin delito, por este monumental escándalo. “Que cada palo aguante su vela”, afirmó la secretaria general, María Dolores de Cospedal. Efectivamente, y ella la segunda. Pues el primero que nos debe una explicación es el jefe del PP, Mariano Rajoy. Es una cuestión de patriotismo y de ejemplaridad, como diría el filósofo Javier Gomá. Y de honor. Si no creemos en quienes gobiernan la nación, ¿cómo podrán soportar los ciudadanos tantos sacrificios como se les están exigiendo?

Publicado en el País

]]>
http://www.jorgetriassagnier.com/2013/01/28/sombras-o-certezas/feed/
“De los sobresueldos debió quedar constancia en la contabilidad del PP” http://www.jorgetriassagnier.com/2013/01/28/de-los-sobresueldos-debio-quedar-constancia-en-la-contabilidad-del-pp/ http://www.jorgetriassagnier.com/2013/01/28/de-los-sobresueldos-debio-quedar-constancia-en-la-contabilidad-del-pp/#comments Mon, 28 Jan 2013 09:47:21 +0000 adminra http://www.jorgetriassagnier.com/?p=1364

Hace seis meses que abandonó el PP, donde llegó a ser diputado nacional en la legislatura 1996-2000. Jorge Trías Sagnier, abogado en ejercicio, ayudó a sus compañeros del PP en el caso Gürtel, defendió la instrucción del juez Garzón —“me parece inaudito que sea el único que ha sido apartado del caso”— y se hizo amigo de uno de los principales imputados en la causa, el extesorero Luis Bárcenas. Ahora, tras publicar un artículo en EL PAÍS denunciando el pago de sobresueldos en el PP, explica lo que sabe.

Pregunta. La secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, resta credibilidad a su denuncia.

Respuesta. La credibilidad se tiene o no se tiene no porque alguien diga que la tiene sino que porque la tienes. No puedo decir nada ni a favor ni en contra. Me es absolutamente indiferente. Yo no estoy en “campaña”. Cospedal debe exigir responsabilidades pero con seriedad, no con frases brillantes o con descalificaciones, porque eso desgasta a la clase política. Y esto es aplicable a los líderes del resto de los partidos. Los españoles nos merecemos otra cosa y que los partidos políticos den una explicación convincente de cómo utilizan el dinero.

Rajoy acabó con esas malas prácticas, aunque ignoro el momento

P. ¿Entiende la reacción de los dirigentes del PP de negarlo todo y decir que no les constan los sobresueldos opacos?

R. Creo que se están equivocando. Este país necesita una auténtica regeneración en todo. Desde la más alta cúpula, hasta los niveles medianos. Todo esto procede de un error en el sistema de financiación de los partidos y hay que modificarlo. En 1998, en una subcomisión, precisamente con el socialista Fernández Marugán y el entonces tesorero del PP Álvaro Lapuerta, que es una persona honesta, y otros, estuvimos intentando dar una salida a este espinoso tema. Los socialistas tenían muy reciente el tema de Filesa [la financiación ilegal del partido, por la que fueron condenados algunos de sus dirigentes]. Y lo supieron asumir, bien o mal, pero lo asumieron. Ahora el PP debe una explicación a todos sus militantes, a los votantes y a España en general.

P. ¿Las donaciones anónimas eran el germen de los pagos irregulares que se hacían después?

El PP debe una explicación a sus militantes, a sus votantes y a España

R. Las donaciones anónimas eran anónimas en cuanto al donante, pero la obligación de los partidos era ingresarlas en una cuenta bajo el título de donaciones anónimas. Si se ingresaban o no se ingresaban, eso ya yo lo desconozco, porque no estaba en el tema de las cuentas. Tuve una relación frecuente con Lapuerta en esa época y mi opinión es que llevaba las cuentas de modo impecable. Lo que sí sé es que había personas que percibían cantidades que complementaban al sueldo, para gastos o gratificaciones.

P. Usted ha escrito: “Por lo que yo pude saber, sí se entregaban sobres con dinero en efectivo que servían como complemento del sueldo que percibían algunos dirigentes”. ¿A qué se refiere cuando dice “por lo que yo pude saber”?

R. Cuando he hecho esta afirmación es porque estoy muy seguro de lo que he dicho. EL PAÍS también informó sobre ese extremo.

Si no declararon el sobresueldo es una infracción tributaria y un escándalo político

P. ¿Tiene explicación lo que se hizo?

R. Puede tener una explicación: que una parte de ese dinero procedente de donaciones anónimas se ingresaba en la cuenta corriente destinada al efecto, y otra parte era la que se entregaba a los dirigentes como sobresueldo, de la que no quedaba constancia en ninguna cuenta bancaria, pero sí debió quedar constancia, aunque yo no tengo el documento fehaciente, en la contabilidad que llevaba el PP.

P. ¿Ha visto esa contabilidad?

R. Hombre, he visto la que me han enseñado, pero no puedo acreditarlo.

P. ¿Cree usted que los dirigentes del PP, empezando por Rajoy, deben hacer públicas sus declaraciones de la renta para averiguar si hubo alguna anomalía?

R. Sí. Rajoy acabó con esas malas prácticas, pero desconozco en qué momento. Hablo de malas prácticas, no de ilegalidades.

Bárcenas no tiene por qué ser el único palo que aguante esta vela sucia

P. ¿Malas prácticas de las que también se beneficiaron Rajoy y Cospedal?

R. Lo desconozco. La irregularidad, para ser precisos, no está en dar la cantidad sino en recibirla y no declararla, porque si la han declarado no hay irregularidad. Y si no la han declarado, por lo que yo sé, tampoco han incurrido en un delito fiscal, pero sí en una infracción tributaria y, en cualquier caso, en un escándalo político.

P. ¿Sabe si ese dinero procedía de comisiones ilegales cobradas a constructoras por obras?

R. No. Solo donaciones anónimas que se sabía perfectamente quién las entregaba, pues para el partido no era anónima. Todos los partidos se sobrefinanciaban así. Unos llevaban mejor que otros la contabilidad.

P. Usted habló con Rajoy sobre el caso Gürtel. ¿Qué le dijo?

R. Le expliqué que había que llegar hasta el final de este asunto, y que había que dar una explicación, y que no podían quedar sombras de duda porque se convertían en luces de certeza. Quiero dejar claro que admiro su titánico esfuerzo por enderezar una situación económica muy compleja. Les animo a él y a Rubalcaba a que asuman un programa de regeneración moral convincente.

P. Usted estaba convencido de que Bárcenas era inocente…

R. Lo de Bárcenas puede tener una explicación. Cuando se producen los pagos, él era el gerente y recibía instrucciones. Bárcenas tenía un sueldo muy alto, lo que puede sorprender o no, pero un sueldo muy alto que según creo lo tenía absolutamente declarado. Pero de sus negocios no tengo ni idea. Deberían preguntárselo a él.

P. Bárcenas se llevó el dinero a Suiza sin declarar.

R. No tengo ni idea. Me remito a lo que publicó EL PAÍS, cuya información suministró su abogado.

P. Usted hace una declaración de amistad hacia Bárcenas pase lo que pase. ¿No le decepcionó?

R. Desconozco si se lo ha llevado o no. Los amigos los tengo, con el activo y con el pasivo. Y yo soy amigo de Bárcenas, y hemos ido a la montaña juntos, y hemos pasado momentos muy buenos. Me dolería que le pasase algo malo, pero me consideraré siempre amigo suyo. No doy la espalda a un amigo por lo que haya hecho, me decepcione o no me decepcione.

P. ¿Ha hablado estos días con Luis Bárcenas?

R. No. Le envié un mensaje diciéndole que yo creía que tenía que dar una explicación. Y vi que Miguel Bajo, su abogado, y Trallero, que trabaja con Bajo, dieron una explicación. Y le recomendé que no se callase, porque él no tenía por qué ser el palo que aguantase esa vela sucia.

P. Comparecer públicamente ¿le beneficia o le perjudica?

R. Yo tengo pocos clientes y un despacho individual. Tampoco tengo grandes necesidades. Dar la cara no beneficia. Pero alguien tiene que hacerlo y pedir que se modifiquen determinadas prácticas que ensucian nuestro sistema constitucional. Soy una persona conservadora, que cree en la Monarquía, y estoy dispuesto a luchar, en la medida de mis modestas posibilidades, por su consolidación.

P. ¿Tiene negocios?

R. No tengo negocios. Me dedico a escribir. Ahora la Fundación para la Transición me publica un trabajo que se llama En la sombra de la Transición, sobre un personaje importante y muy poco conocido que se llama Eduardo Navarro Álvarez y que estuvo al lado de Suárez desde el inicio de la carrera del expresidente. Lo conocí mucho y era de una honestidad sin tacha. Y en marzo publico un nuevo libro de poemas que se llama Ubi amor, ibi dolor, en Pretextos. Mis actividades son mi familia, mi profesión y escribir.

Publicado en el País ]]> http://www.jorgetriassagnier.com/2013/01/28/de-los-sobresueldos-debio-quedar-constancia-en-la-contabilidad-del-pp/feed/ EL DESCRÉDITO DE LOS POLÍTICOS http://www.jorgetriassagnier.com/2012/10/05/el-descredito-de-los-politicos/ http://www.jorgetriassagnier.com/2012/10/05/el-descredito-de-los-politicos/#comments Fri, 05 Oct 2012 11:55:27 +0000 JTrias http://www.jorgetriassagnier.com/?p=1335 Las insultantes manifestaciones de Rafael Hernando, portavoz del PP, sobre el Juez del Juzgado de Instrucción nº 1 de la Audiencia Nacional, le dan la razón al titular de ese juzgado: la clase política es decadente. Y no sólo eso, a veces sus políticos -también algunos periodistas- producen sonrojo. Un portavoz que es capaz de decir sobre un juez eso que “aunque pretenda ir de pijo ácrata, es un juez”, no debería ocupar ni un segundo más la responsabilidad de ser portavoz adjunto de su grupo político y, mucho menos, el escaño de diputado. No se puede reclamar que el presidente de la Generalitat respete la ley, por un lado; y, por otro, se dediquen a insultar a quienes tienen el deber de hacer cumplir la ley. Actitudes como las de Hernando producen descrédito a los políticos y vergüenza nacional.

]]>
http://www.jorgetriassagnier.com/2012/10/05/el-descredito-de-los-politicos/feed/
LEÍDO EN “EL PAÍS” http://www.jorgetriassagnier.com/2012/09/28/leido-en-el-pais/ http://www.jorgetriassagnier.com/2012/09/28/leido-en-el-pais/#comments Fri, 28 Sep 2012 10:07:31 +0000 adminra http://www.jorgetriassagnier.com/?p=1324 Acabo de leer en El País un interesante artículo del escritor Hans Magnus Enzensberger, del que me interesa resaltar algunos párrafos: “En contraste con las revoluciones, golpes de Estado y asonadas militares en las que es rica la historia europea, ahora las cosas suceden sin ruido ni violencia. En eso estriba la originalidad de este asalto al poder. ¡Ni marchas con antorchas, ni desfiles, ni barricadas, ni tanques! Todo se desarrolla pacíficamente en la trastienda”. Más adelante: “Nuestros padrinos se sustraen a cualquier control judicial o legal. Gozan de un privilegio que ni siquiera está al alcance de un jefe de la Camorra: la absoluta inmunidad frente al Derecho Penal. (Eso es lo que se dispone en los artículos 32 a 35 del Tratado del MEDE)”. Y un poco más adelante: “Si el euro fracasa, fracasa Europa: bajo este lunático eslogan debe juramentarse un continente de 500 millones de habitantes con la aventura de una clase política aislada, exactamente como si dos milenios fueran un mero clic en comparación con un papel moneda recién inventado”. También trata del principio de subsidiariedad. Yo no estoy muy de acuerdo en alguno de sus aspectos, pero pueden ser argumentos interesantes para una reflexión. Por ejemplo, al final del Imperio romano y la desmembración de Europa circulaba prácticamente por todo el Mediterráneo una moneda única. y cuando fracasó, se hundió el Imperio, entre otros motivos ¿Eso es así? Sobre lo del principio de subsidiariedad, tengo mis dudas. Cuando más accesible son los funcionarios, más fácil es la corrupción. La justicia parisina, el Tribunal de Paris, antecedente de la Cour de Casation parece que nació para combatir, entre otras razones, las justicias particulares. En fin, buenos temas para el debate, ahora que en nuestro país unos partidos catalanes pretenden la secesión del territorio. ¡Y el Presidente de nuestro Gobierno en silencio!

]]>
http://www.jorgetriassagnier.com/2012/09/28/leido-en-el-pais/feed/