A QUIÉN VOTAR EL PRÓXIMO DOMINGO

La cara es probable que sea el espejo del alma. Pero loque se dice es, sin dudarlo, el alma misma.

He escuchado auténticas barbaridades en estos pasados días de frenética campaña.

Mi voto se inclinará hacia aquellos candidatos que creo que han dicho lo que piensan, pensando lo que dicen, sin oportunismo y con educación.

Cuando se inició la campaña electoral pensaba votar a Ángel Gabilondo para la Comunidad y a Esperanza Aguirre para el Ayuntamiento. Aunque soy catalán vivo en Madrid desde 1977 y esto no son elecciones generales. Votamos a quienes pensamos van a gestionar mejor el Ayuntamiento o la Comunidad. Dos entidades locales.

A Esperanza Aguirre ya no la pienso votar por su grosera descalificación de la gestión de la alcaldesa Botella. Recuérdese que Ana Botella heredó una herencia pavorosa, de la que jamás se quejó, y ha sido capaz de reducir casi un 10 % la deuda que nos dejó Gallardón. Una deuda que será casi imposible pagar en esta generación. Al candidato socialista no lo pienso votar; no me parece solvente por lo que dice. Me quedan Manuela Carmena, de cuya solvencia no tengo dudas. Y Villacís que ha hecho una buena campaña. Todavía no tengo decidido por cuál de las dos voy a inclinarme.

Para la Comunidad sigo sin dudarlo: Ángel Gabilondo. Es solvente, culto y sabe lo que dice. Me abstengo de juzgar a los otros candidatos, pues. Votaré a Gabilondo.

Ahora quien se dedica a la política tiene que pensar que ya no es una profesión en la que los partidos te lo dan todo. Ni mucho menos. O se tiene mucha personalidad y capacidad de convicción y liderazgo o el partido puede, incluso, ser un lastre.

El domingo a partir de las ocho saldremos de dudas.