CARIDAD

En estos días de Navidad abundan las noticias sobre gente famosa que asiste a actos “solidarios” o emprenden viajes exóticos, cuyos itinerarios se publican en la que conocemos como “prensa rosa”, con la finalidad de “solidarizarse”, por ejemplo, con la miseria africana, por nombrar la más evidente. Disfrazados de exploradores o enfundados de gala, puede verse toda una fauna de personajes de los más diversos pelajes en esas excursiones, conciertos o fiestas en “solidaridad” con tal o cual causa que promueve esta o aquella oenegé. Incluso algún cura de esos a los que les gustan las señoras o señores bien, suelen participar, a veces, en esos saraos. Porque la inmensa mayoría de sacerdotes que practica la caridad, muchos de ellos jugándose el pellejo o muriendo en los países más conflictivos mientras enseñan al prójimo a amarse y a no matarse, a trabajar con esfuerzo, a enseñar al que no sabe, o enfrentándose a la corrupción y la injusticia, no suelen salir retratados en colores amables, pues son poco glamorosos. Lo que vende es que “fulanito” o “menganita” haya viajado a tal enclave “peligroso” o asistido a una “gala-en-solidaridad-con”. Que un cura negro o blanco, o diez, hayan sido asesinados; o que cientos de médicos y educadores se dejen la piel y su juventud en el empeño, eso mejor es minimizarlo no vaya a perturbar nuestra paz.

La caridad –la cáritas romana- que se predica en los libros bíblicos, en todas y cada una de sus páginas tanto del Antiguo como del que los católicos llamamos Nuevo Testamento, consiste en amar al prójimo como a uno mismo. (¡Titánica tarea!). La Revolución Francesa convirtió la caridad en una laica fraternidad. Y ahora, el nuevo canon la ha trasformado en la descafeinada solidaridad. Por haber, ya hay hasta un… ¡turismo solidario! Pues que quieren que les diga, quizás soy muy antiguo pero yo me quedo con la caridad, con esa caridad discreta y tantas veces callada que tanto valor tiene.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. -JPG- opina:

    Sin valores voluntarios, como la caridad, y obligatorios, como la solidaridad, no habrá crecimiento, ni económico ni espiritual.

  2. Joaquín Vázquez Sánchez opina:

    Francisca Gomez Ortigosa de Ciudad Real
    necesito una silla de ruedas electrica,la que tengo es de las que receta la seguridad social y no puedo,pasear con ella pues no puedo impulsar las ruedas,un brazo no me funciona y el otro me duele mucho,no puedo comprarla pues no tengo ninguna paga y no me ayuda nadie ni con alimentos,si alguien tiene una que no use se lo agradeceria,pues necesito salir y ser un poco dependiente,muchas gracias….

    ESTA AMIGA NECESITA UNA SILLA QUE LE PERMITA SER INDEPENDIENTE…..GRACIAS…si alguien sabe de alguna, por favor que me avise o a mi o directamente a ella.

    SI PUDIERAIS DAR ESTE ANUNCIO Y ECHARNOS UNA MANO CON ESTA BUENA AMIGA, OS LO AGRADECERÍAMOS…..GRACIAS Y PERDÓN.

  3. -JPG- opina:

    Contacte de mi parte con Xavier Escanellas en xescanellas@gracare.com. Se dedican a enviar sillas de ruedas al 3er mundo, quizá le puedan ayudar. Juan Pedro GUARDIA

Deje un comentario