BÉCQUER Y LAS VÍCTIMAS

Recuerdo la inhóspita sensación que me produjo cuando acabábamos de enterrar a Jesús Hadas –director general de prisiones- en Villalba de Adaja, asesinado por los GRAPO, y todos se iban marchando y la familia –mujer y siete hijos- se fue quedando sola. Desde entonces aquellos versos del poeta se hicieron realidad en mi vida y a cada asesinato de ETA, de un conocido –Fernando Mújica o Tomás y Valiente- o no –casi mil- mi cuerpo se descomponía recitando mentalmente esos estremecedores versos: “¿Vuelve el polvo al polvo?/ ¿Vuela el alma al cielo?/ ¿Todo es sin espíritu, podredumbre y cieno?/ No sé, pero hay algo que explicar no puedo/algo que repugna,/ aunque es fuerza hacerlo/ al dejar tan tristes,/ tan solos los muertos”.

 

La noticia de que ETA iba a dejar de asesinar ha sido, sin duda, una gran noticia. Y hay que agradecerles a todos los políticos, fiscales, policías, guardias civiles, jueces, curas y demás que han llevado a la banda criminal a entrar en razón después de tanto dolor, y tan prescindible, como el que han causado. Hay casi ciento cincuenta mil personas en el País Vasco que, de una u otra forma, apoyan a esos individuos o a sus ramificaciones políticas. Muchos de ellos van a misa todos los domingos y fiestas de guardar y reciben la comunión de manos de unos sacerdotes que piensan como ellos y que han callado ante tanta muerte. Difícil de entender, pero es así. Hasta algún obispo equipara a las victimas con los victimarios, a los muertos con los asesinos encarcelados. No conozco mayor perversión de la conciencia.

 

Si la cara es el espejo del alma, les recomiendo que graben en sus memorias las caras de los etarras, de los de Bildu y otros entramados etarras, cuando se quitan la capucha y nos muestran su verdadero rostro. Esos rostros, y el poema de Becquer, nos ayudarán a entender a las víctimas.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario