¡QUE VIENE EL PAPA!

¿Y con qué impuestos se ha tenido que pagar la limpieza de la Puerta del Sol o la ocupación del Paseo del Prado, o los destrozos y desmanes de las protestas ilegales? Pues, por supuesto, con los nuestros, con los impuestos de quienes pagamos impuestos para que el estado de bienestar siga, más o menos, funcionando. Ahora han vuelto a salir los de siempre, aquellos a quienes les sale urticaria cuando la religión ocupa pacíficamente la calle. Por supuesto, si es la católica, es decir la mayoritaria, todavía, de los españoles. Son unos pocos miles, no se si llega a tantos, pero hacen mucho ruido. Y una determinada izquierda, no sólo laicista sino anticatólica, viene con la cantinela de costumbre. Tampoco a los católicos les gusta que con sus impuestos se financien determinados “derechos” y pasan por ello, pues una democracia unas veces contenta a unos y otras irrita a otros.

Pero, al grito de “¡Que viene el Papa!”, como si fuera el “coco”, la hipersensibilidad laicista anticatólica ha organizado una manifestación con la exclusiva intención de aguar la fiesta a los jóvenes que se reunirán en nuestra Capital en torno a Benedicto XVI, el Papa filósofo. Muchos de estos personajes que azuzan todo tipo de “indignaciones” deberían, primero, informarse de aquello contra lo que luchan, para no errar el tiro. Benedicto XVI es un Papa y un filósofo que no vive del pasado, del recuerdo o de la melancolía, sino que nos propone un lenguaje depurado, moderno y hecho para pensar. Acabo de leer el panfleto de Hessel “Indignaos” y me ha parecido patético. A diferencia del Papa, Hessel sí vive de la nostalgia, de Sartre y de la Resistencia, y utiliza un lenguaje muy simple, casi infantiloide, que sirve tanto para un roto como para un descosido. Sinceramente, me quedo con nuestro Papa filósofo.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario