SAN FRANCISCO DE ASÍS

El miércoles pasado, desde el atardecer a bien entrada la noche, asistí a un acontecimiento musical sin precedentes que me dejó una impresión muy profunda, quizás por este momento tan especial de mi vida y que me hizo sentir y comprender, de la mano de Olivier Messiaen y la magistral batuta de Sylvain Cambreling, cómo el canto de los pájaros, la voz de Dios encarnada en el Salmo 141, la oración más íntima expresada en un sencillo y expresivo libreto, las voces del ángel y de un espléndido coro, se convertían en música que se iba infiltrando en el interior de quienes nos reunimos en Madrid Arena para acabar extasiados mientras resonaban en nuestras cabezas los pegadizos acordes -¡difíciles, dicen!- de esta impresionante ópera que compuso Mesiaen por la culta insistencia de Georges Pompidou, cuando presidía la República francesa.

Gerard Mortier  ha escrito que Messiaen escribió una partitura como una catedral para que cuando salgamos de ella nos convenzamos que necesitamos el tiempo necesario “para meditar viendo el atardecer, escuchando por la mañana el canto de los pájaros, contemplando la monumentalidad de las montañas y los océanos infinitos”. A mi lado tuve en el último acto dos testigos de excepción, el cardenal Rouco y el obispo César Franco, cuyos rostros extasiados parecían parte de la obra. No pude dejar de mirarles mientras de una cascada de música salía la dulce y poderosa voz de San Francisco que clamaba: “¡Señor! ¡Señor! ¡Música y poesía me han conducido hacia Ti! Líbrame, embriágame, deslúmbrame para siempre con tu exceso de Verdad…”

San Francisco al final muere, como moriremos todos, pero mientras aquí estemos nunca agradeceremos bastante la experiencia mística que vivimos la otra noche gracias a Gregorio Marañón, Presidente del Real, y a su Director, Gerard Mortier, que han dejado la piel en el empeño.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario