STRAUSS-KAHN

El director del Fondo Monetario Internacional ya ha sido condenado. Aunque luego pudiese demostrar que no forzó a la camarera guineana, su carrera política ha quedado completamente arruinada. Cuando una persona decide entregar su vida a la política o a una actividad pública debería saber que no todo le está permitido y que un poco de contención es necesaria si quiere no encontrarse con trágicas sorpresas, como las que se topado el político francés.

Era de todos conocida el gusto indiscriminado de Dominique por las mujeres, al margen que sintiese un profundo amor y respeto por su mujer y compañera, la periodista y multimillonaria heredera Anne Sinclaire. Un típico caso de bipolaridad sentimental. Reconozco mi profunda admiración por su mujer que en momentos terribles por los que atraviesa Strauss-Kahn, no ha dudado un segundo en apoyarle. Pero no puedo menos que dirigir mi mirada hacia la camarera que denunció, desde su debilidad social, lo que parece ser una agresión o la provocación de una situación forzada y no consentida. La justicia dará su veredicto.

La moral pública y la privada no tiene un doble rasero en los países anglosajones como la tiene en Europa. No es casual que los hechos que han sacudido la credibilidad de la Iglesia Católica por abusos o casos de pederastia fuesen destapados masivamente en Estados Unidos o en la católica Irlanda. Y no es casual, tampoco, que haya sido en una ciudad tan liberal y abierta como Nueva York donde al final ha caído quien, al parecer, era un incontinente sexual. La pregunta, pues, al margen de lo que dictamine la justicia, es la de si una persona de esas características podía tener en sus manos el FMI o ser el candidato a la presidencia de una de las cinco potencias mundiales. Y esta es la cuestión moral o ética que deberíamos plantearnos al margen del morbo que envuelve este obscuro asunto.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. JPG opina:

    Cualquier candidato destinado a dirigir/presidir debería pasar por evaluación psiquiátrica.

Deje un comentario