DEMÓCRATA Y CRISTIANO

No recuerdo qué película italiana era, pero el que hacía de cura, bonachón, regordete y amigo del alcalde comunista era Alberto Sordi. Un domingo, acercándose las elecciones, desde el púlpito recodaba que la Iglesia no se metía en política y no iba a ser él quien les dijera lo que tenían que votar pero, votasen lo que votasen, el partido debía de ser demócrata y, por supuesto, cristiano. Es decir, un partido demócrata cristiano.

En un par de meses habrá elecciones municipales y autonómicas en nuestro país y ya comienzan a escucharse algunas voces que pretenden orientar el voto católico. Ayer hubo manifestación en Madrid. Les confieso que soy poco amigo de este tipo de concentraciones masivas para decir más de lo mismo. Es tan clara y evidente, tan justa, la posición de la Iglesia ante cuestiones como la vida y la muerte que creo que el griterío distorsiona el mensaje.

También los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Madrid han hecho pública una nota sobre los principios básicos que deben tener en cuenta los católicos ante las elecciones próximas. Esos principios son los de siempre, el derecho a la vida, a la libertad religiosa, la familia, el derecho a una educación libre y, metido con calzador, un toque económico: la necesidad de promover un orden justo. Una serie de lugares comunes, en suma, que, como aquel cura italiano dice lo que quiere decir pero sin atreverse a decirlo. La pregunta que un católico debe hacerse es otra. ¿Puede votarse a un partido —el socialista, por ejemplo— que promueve el aborto y la eutanasia? Pues yo, discrepando de una gran parte de mis correligionarios, creo que sí: se puede ser católico y votarse al PSOE sin problemas de conciencia. Un partido no es una comunión. Si lo fuese yo tampoco votaría al PP. A veces se hace una labor mucho más eficaz desde dentro que dando mandobles a diestra y siniestra.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario