UN GRAN REY

La enfermedad puede llegar a hundir a las personas ante la incertidumbre del futuro o engrandecerlas cuando su alma es generosa. Nuestro Rey pasó un trago difícil el verano pasado, felizmente superado. Nunca, en sus ya treinta y cinco años de reinado, había visto a Su Majestad –con mayúsculas- tan firme, tan convincente, tan seguro de sí mismo impartiendo vigor y confianza ante el reto de las turbias aguas en las que navegamos, como ayer noche. A su lado, el belén cristiano, el belén de una familia judía refugiándose de la injusticia, era el símbolo más evidente de dónde estamos. Europa, y por supuesto España, o es fiel a sus raíces –raíces que no son excluyentes- y a sus tradiciones, o no será. Pues, como decía el sabio, todo lo que no es tradición es plagio.

 

Unos días antes asistí a la representación de un Auto de Navidad, en la que una hija mía hacía de posadera, que el colegio Santa María del Camino, donde se educaron las Infantas, había preparado, magistral y delicadamente, dirigido por la directora e inspiradora, Isabel Carvajal y Urquijo, para los padres y alumnos menores. Todos nos quedamos boquiabiertos al contemplar lo que se puede hacer con escasez de medios pero con inteligencia e ilusión. Y esto es lo que necesitamos los españoles en estos momentos: ilusión, inteligencia y firmeza para salir adelante, tirando del carro los que podemos, y sabiendo que somos capaces de salir adelante, como lo hemos hecho en otras épocas de nuestra historia más reciente.

 

Ayer conocimos que, más que nunca, al frente de la nave del Estado seguirá estando, mientras Dios le ayude, Don Juan Carlos, el Rey de todos los españoles y de todos aquellos que han venido a nuestro suelo en busca de bienestar. Cuando comenzaron los compases del himno nacional, al finalizar la navideña alocución, sentí una enorme tranquilidad frente a un futuro difícil pero esperanzador.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. JPG opina:

    No hay que perder la esperanza, ¡Feliz Año Nuevo!

Deje un comentario