EL OBISPO EN LA PLAZA MAYOR

Caía la gélida tarde cuando salía con mi hija Eugenia de clase de dibujo –desconfíen de quienes pintan y no saben dibujar- y en la plaza de la Provincia, entre las casetas navideñas, nos paró un hombre, vestido como Bruce Willis, con casquete negro incluido, mirándonos. Creía que nos iba a pedir algo, pero cuando le vi sus ojos azules me di cuenta que era mi amigo el obispo Juan Antonio Martínez Camino, revuelto entre la gente, los belenes y las figuritas, el frío de la ciudad y la música callejera con mujeres y hombres cantando villancicos o sambas, según los gustos. “¡Qué sorpresa, Juan Antonio!”, le dije, y me contestó: “Ya ves, disfrutando de la Navidad”. Como debe ser.

 

A Eugenia, cuando nos separamos, le conté quién era ese señor tan amable y lo qué hacía. A los pocos días presentó la monumental interpretación, que no se había hecho desde la Vulgata, de la Biblia. Después nos dirigimos a la librería Blanquerna a mostrar nuestra solidaridad al juez Garzón que lleva meses perseguido por la discutible –y discutida- acción de una justicia en entredicho que aplica criterios arbitrarios –¡dicho sea con inmenso respeto!- de un modo u otro, según conviene a un puñado de magistrados que tienen secuestrada –en sentido metafórico, por supuesto- la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo. Entre unos y otros han hecho el pan de la ley como unas… tortas. (No quedaría bonito que en esta página de religión utilizase otra expresión más dura).

 

A mí me gustan los obispos cuando, en sentido nerudiano, están como ausentes; y no se les nota, mezclados entre el gentío, como uno más. En las grandes solemnidades está bien que se vistan con toda la simbología acumulada a lo largo de dos milenios, pero luego, cuanto más próximos, mejor. Martínez Camino es jesuita, y se le nota. ¡Feliz Navidad! Al menos que sean estos días de tribulación lo más felices posibles para todos.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. JPG opina:

    Yo sé dibujar, no pintar, y opino que también los apóstoles eran gente cercana.

Deje un comentario