GESTIONAR LAS EMOCIONES

Hace unos días la Fundación “José Manuel Entrecanales” presentó en Caixaforum la Memoria de su primer año de andadura junto a un documentado informe sobre “Innovación y empresa” en el que, conjuntamente con McKinsey & Company,  se desgranaban todas aquellas propuestas de actuación que, a juicio de ellos, debían realizarse para proyectarse hacia el futuro: reforzar del tejido empresarial, orientar el mundo académico y científico hacia la empresa, facilitar el acceso de los proyectos innovadores al capital humano y financiero, y mejorar la eficacia de la inversión pública en innovación. Cerró el acto una exposición del cardiólogo Valntín Fuster, que desgranó cómo esas propuestas habían sido la base del éxito del CNIC –Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares.

Me llamó la atención su escepticismo por la medicina curativa; en cambio alentó la preventiva, esencialmente el cambio de hábitos y la comida saludable. Para ello había algo fundamental: tenían que “gestionarse” bien las emociones. Es decir, los impulsos, las intuiciones, todo aquello que se escapa tantas veces a nuestra razón. “Ya tengo la columna de esta semana”, pensé, pero  “¿qué tiene que ver eso con la religión?”.

La religión, como ordenada expresión de unas creencias que no pueden entenderse sólo desde la razón, tiene un componente emocional muy grande. Y de ahí que haya suscitado a lo largo de la historia tantas guerras y catástrofes, aunque si se la coloca en la balanza de la justicia, es tanto lo que la religión ha hecho por el progreso de la humanidad que, difícilmente, podría entenderse el ser humano sin ella. Hoy hay religiones, como las distintas confesiones cristianas, la judía o algunas de las orientales, que están bien gestionadas, en términos empresariales, porque son “innovadoras” y ayudan al progreso del hombre, no imponiendo sus creencias sino proponiéndolas. De las diferentes tendencias islámicas no puede decirse lo mismo de todas ellas, pues sólo una pequeñísima minoría resistiría un análisis siquiera humanista. Fundamentadas en la brutalidad, siguen utilizando la horca para imponerse. Y eso es incompatible con el progreso.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. JPG opina:

    Las religiones islámicas son propias del jurásico.

  2. Sabrina opina:

    En peirmr lugar gracias por leer el blog y por animarte a comentar. Efectivamente tienes razon con tu sugerencia, aunque deberiamos multiplicar el numero de items por 100, puesto que nos interesa que se actualice cada cambio de porcentaje entero.

Deje un comentario