SOLIDARIDAD OBSCENA

Nuestro embajador en la India Jon de la Riva tildó de obscenos a esos turistas y montañeros que, a pesar de la terrífica catástrofe que atravesaba Cachemira y otras zonas del país y de su vecino Paquistán, asolados por el desbordamiento del Indo, seguían llegando al lugar para hacer sus escaladas o tomar unas cuantas fotitos. Es la misma obscenidad que manifiestan esos insensatos de la “Acció Solidaria” que quiere ya organizar una nueva caravana como la que acabó en secuestro y nos costó a todos el pago de un sustancioso rescate. Las oenegés deberían ser, desde luego, auditadas económica y socialmente, pues detrás de ellas lo que se esconde, en no pocas ocasiones, es un sustancioso negocio: turismo solidario teñido de buenismo. Coincido con Tersch y Rojo en sus opiniones, especialmente con este último cuando escribió el otro día en estas páginas que a muchos de estos “solidarios” no les preocupaban “tanto los niños como la juerga”.

 

Llevo ya muchos miles de kilómetros de expediciones, por cierto, poco solidarias, ya que lo único que pretendo es conocer el mundo en el que vivo para poder luego contarlo. Sé que riesgos se asumen en este tipo de viajes y suelo asesorarme primero de lo que puede ocurrir. Hay un libro muy divertido –y útil, sobre todo- que también puede consultarse en internet o en “Discovery Channel”, The world´s most dangerous places, que informa de todas las emociones que uno puede encontrarse en determinados lugares. Era, pues, muy bonito, teniendo un buen trabajo en Barcelona o en Madrid, irse unos cuantos días en caravana a repartir alimentos a los pobres negritos. “¡Qué ojitos, los de los niños, cuando te miran suplicantes!” Claro, luego, uno se da la media vuelta y a celebra el retorno a “Can Fabes” o cualquier otro sitio a la moda. Quienes se quedan ahí, muchos religiosos de paisano, que no convierten a nadie pero que educan a muchos, opinan igual que yo.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. malena opina:

    Me gustó el texto. Hay que tener valor para pedir seriedad en los actos practicados por cada uno en el campo de la solidaridad. Aun más cuando esta “solidaridad” (o caridad) pasa a ser un empleo, un trabajo, pagado y no más voluntario. A ver a cuanto sale las nominas de algunas ONGs.
    Enhorabuena a quien lo escribió.

Deje un comentario