BONO Y TRILLO

La política ofrece, a veces, personajes clónicos. He aquí a Bono y a Trillo: los dos son y se proclaman católicos. Los dos han sido ministros de Defensa y presidentes del Congreso. A los dos se les cayó un aparato del cielo con un coste enorme de vidas humanas que han tratado de quitarse de encima: a Trillo el Yak; y a Bono el helicóptero. Los dos tienen patrimonio: el de Trillo es modesto; pero el de Bono no está nada mal, y ya pueden esmerarse sus asesores en justificarlo, pues si la fiscalía anticorrupción lo analizase con el mismo esmero que (no) ha analizado el de Bárcenas veríamos como acababa. Y tanto Trillo como Bono pasarán a la historia de la política por hechos anecdóticos: Trillo por conquistar Perejil; y Bono, en un gesto de “valor” sin precedentes, por retirar a escape las tropas de Irak. Y, por último, Trillo pasará al anecdotario político por aquello del “manda huevos”; y Bono por su “ejque”.

Pero Trillo nunca tuvo la desfachatez de Bono, que ha dicho que no le perdonan el que sea “cristiano y socialista” y que por eso se le denuncia desde “la derecha”. Yo no dudo, desde luego, de sus creencias y siempre me he negado a admitir esa acusación tan tonta de que pertenecía a la masonería, vertida siempre por quienes en todo ven conspiraciones apocalípticas. Pero que el presidente del Congreso de los Diputados se ampare en sus creencias para justificar los ataques de los que es objeto, me parece obsceno y cobarde. A Bono sólo le faltaría decir que se le ataca por ser cristiano, socialista y… ¡gay! Pero como gay parece que no lo es, tiene que contentarse con lo del cristianismo y el socialismo para justificar un patrimonio que todavía no ha explicado como le ha venido. A lo mejor, como la primavera, nadie sabe como ha sido.

 

Tags: , , , , , , , , , ,

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario