EL INFIERNO DE LA IGLESIA

“Y yo te digo que tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella…” Afortunadamente, para quienes tenemos fe, nos agarramos a esa promesa pues el infierno que está viviendo la Iglesia y el Papa Benedicto XVI en este cuarto de hora de la historia es enorme, por más que se quiera, o queramos, quitar hierro al asunto de los abusos sexuales, dejándolo en su exacta y criminal dimensión. Pues no es suficiente afirmar que en el seno de la Iglesia se da en mucha menor proporción que en otras organizaciones o situaciones, la pederastia o los abusos sexuales, ni es bastante –aunque sea necesario- con pedir perdón. La justicia debe actuar contra esos casos brutales de sacerdotes y hombres consagrados al culto divino que mancharon sus manos, vendiendo la confianza que en ellos estaba depositada, pervirtiendo a los más indefensos: los niños.

Nuestro mundo es, esencialmente, mediático. Y la Iglesia debe adaptarse a los tiempos en los que vive. Es necesario que se conozca lo que hace, la inmensa labor de tantos y tantos sacerdotes,  gracias a los cuales, en los países y lugares más desfavorecidos tienen un hálito de esperanza los desheredados de la fortuna. Eso no sale en los periódicos, ni tampoco que es la Iglesia de Roma la que más contribuye en el mundo, con dinero y efectivos humanos, en la lucha contra el SIDA. Ni los millones de niños que son educados por la Iglesia honestamente y con valores humanos. Ni la persecución que sufren los cristianos en muchos países islámicos. Ni la legión de presos o de personas que viven en la miseria que sólo tienen consuelo en su dolor gracias a la Iglesia. Lo que es noticia, lo que ocupa grandes titulares son los escándalos sexuales o la alucinante historia de Maciel.

Habría que hacer una seria reflexión sobre estas cuestiones. La Iglesia tiene autoridad para ello y Benedicto XVI, como cabeza visible, más. Hagámosla sin miedo. “No tengáis miedo” nos recomendó Juan Pablo II.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Thomas J. Hennigan opina:

    La tergiversación de este tema de parte de los medios es ciertamente burda hasta el extrema, aunque no sorprende cuando se trata de la Iglesia. Le recomiendo leer el blog de Mons. Timothy Dolan, Arzobispo de Nueva York http://blog.archny.org/ donde se puede encontrar ejemplos de la doble o triple vara de medir de los medios y en concreto del New York Times. El Arzobispo publica un artículo en su blog que fue rechazado por ese diario en el que detalla al actitud sectaria anticatólica del mismo. Por ejemplo, investigaciones de abuso sexual de parte de unos rabinos en Nueva York descubrieron 40 caso en el breve período de un año. ¿Cuál fue la reacción del New York Times? La típica. No se rasgó las vestiduras. Mons. Dolan cita al Dr. Paul McHugh, experto mundial del tema de Johns Hopkins University en Baltimonre que ha declarado: “Nadie está haciendo más para enfrentarse con la tragedia del abuso sexual de menores que la Iglesia Católica” (traducción mía).
    También hay que leer la entrevista con Mons. John Scicluna de la Congregación de la Doctrina de la Fe, publicada en español en la web de la COPE. Lo que publican los medios es pura histeria.

Deje un comentario