EL ARZOBISPO Y LOS FINANCIEROS

Hace unos días se celebró un acto singular que me llamó poderosamente la atención. Lo leí en «The Herald Tribune». El arzobispo de Canterbury se reunió durante tres días en Wall Street, Nueva York, con economistas, teólogos y representantes del mundo financiero. El reverendo Rowan Williams se refirió, ante tan escogido público, al equívoco que suponía unir el concepto de «dinero» con el de «bienestar». El arzobispo sostenía, por el contrario, que el bienestar está unido, siempre, a la idea evangélica, que ya aparece en varias ocasiones en la Torá, de «amor al prójimo».
En la calle un periodista preguntaba al mismo tiempo a la gente que pasaba por el distrito financiero: «¿Qué es para usted una buena vida?». Y todos los que contestaron parecía que coincidían: «Una buena vida es tener trabajo», y a continuación se referían a la precariedad de los suyos. Una economista, inscrita en las jornadas, se atrevió, por fin, a romper el hielo y sostuvo ante el doctor Williams: «En la práctica, ustedes y nosotros vivimos en planetas distintos. Los teólogos asumen que puede haber beneficio sin propiedad privada, trabajo sin iniciativa o empresas sin desigualdades sociales». Parecían argumentos convincentes.
Mientras tanto el arzobispo iba tomando notas y al final aclaró que él no estaba en contra, por supuesto, de la generación de riqueza, pero que se oponía a la acumulación de dinero por encima de la capacidad de uso de cada uno. Y fue explícito acerca de los inventos de las recónditas, metafísicas e irrealistas formas de bienestar que había inventado el mundo de las finanzas. Y concluyó: «Usted dice que los teólogos no hablan del mundo real. Pero en los últimos años han sido los economistas quienes se han alejado de esa realidad». Fue tan concluyente y convenció tanto al auditorio que se cerraron las jornadas con un cerrado aplauso al arzobispo Williams. Una buena lección de teología y economía.
compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Juan Pedro opina:

    ¿Quién cree que los religiosos no saben de finanzas?¿No son, acaso, expertos en austeridad?

  2. miscato opina:

    has cambiado para bien la foto de ABC.De acuerdo con tu reflexión.Algunos datos los copio para avergonzar a los progresaurios.Recuerdo amargamente la defensa de Garzón.Me parece que Moa y Losantos hacen una evaluación superior.Caso Faisán,payasada del certificado de Franco pueden reducirlo a su medida real.

Deje un comentario