LA SALÚD DEL PAPA Y DE LA IGLESIA

Cuando el Papa estornuda parece como si se hubiese constipado la Iglesia. La salud de los papas es un tema recurrente que remueve los cimientos de la humanidad. Por algo será. El obispo Munilla le dijo el otro día a Laura Daniele en estas páginas, que aunque a la mayoría de la gente le parezca extraño, lo que más tranquilidad le producía de la fe era la obediencia al Papa. A mi también. Me ha costado muchos años comprenderlo, pero una vez aceptada esa autoridad, sin discusión, la tranquilidad del espíritu es capaz de sobrellevar calamidades vitales con estoicismo, y también aceptar con entusiasmo todo lo bueno que nos depara la vida.

 

A mi, pues, que la misa del Gallo sea a las diez y media o a las doce, qué quieren que les diga, me trae sin cuidado. La grandiosidad de lo que se conmemora no creo que sea una cuestión de horario, aunque comprendo que los liturgistas, de natural conservadores, se disgusten con el cambio. Me preocupa más la cuestión de la salud del Pontífice. Es un hecho evidente que tiene 82 años, que antes de ser elegido Papa, sucesor nada menos de Juan Pablo II, ya tuvo serios problemas coronarios, y que es un hombre frágil y de naturaleza delicada. Pero su cabeza es prodigiosa y ha ofrecido a la Iglesia resultados que perdurarán durante siglos: sus tres encíclicas –Deus caritas est (2005), Spe salvi (2007) y Cáritas in veritate (2009)- son un diagnóstico fecundo y brillante del mundo que vivimos. Y el reforzamiento de los lazos, ya indestructibles, entre judaísmo y catolicismo, así como el abrazo con la Iglesia anglicana, son hechos que, por sí solos, cada uno de ellos, justificaría un papado.

                                                                                       

Le deseo al Papa Benedicto una larga vida. Pero, afortunadamente, su vida no es la de la Iglesia. He visto morir a cinco papas –Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II- y la Iglesia católica ha salido siempre reforzada de trance tan doloroso. 

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario