ECONOMÍA Y RELIGIÓN

Si religión y política no viven en planos separados, la economía, o sea la administración de los recursos, mucho menos. Ayer, en la segunda jornada del XI Congreso “Católicos y vida pública”, el profesor Velarde y el diputado Pizarro ofrecieron dos sencillas y magistrales ponencias sobre la positiva influencia del cristianismo en la moralización de la economía. Para Juan Velarde, el olvido de los valores cristianos ha sido un factor decisivo en el proceso de aceleración de la crisis económica.

 

Manuel Pizarro ofreció, para demostrarlo, un diagnóstico de lo que había ocurrido basándose en el análisis de cómo se conculcaba en nuestro tiempo, sistemáticamente, el decálogo mosaico: no faltarás a la palabra, no matarás, no robarás, honrarás a la familia, y así hasta el último. Y resumió la crisis económica con las tres grandes tentaciones a que el dueño del mal sometió a Jesucristo: 1º “Haz que estas piedras se conviertan en panes”, es decir, apalanca todo aquello que carece de valor y ofrécelo como un atractivo producto financiero. 2º “Tírate desde lo alto del Templo, que los Ángeles te recogerán”, en pocas palabras, no te preocupes de las consecuencias de tu imprudencia bancaria que los bancos centrales, si vienen mal dadas, te apartarán del abismo. Y, 3º “Todo esto te daré si postrándote me adoras”, o sea, construye un becerro de oro y te convertirás en uno de los amos del mundo. Al final de la disertación, Pizarro, cuyo buen gobierno societario es ya objeto de estudio en las facultades de negocios, recogió una cerrada ovación que se prolongó más de un minuto.

 

Las épocas de crisis son ocasiones, también, para las oportunidades. El profesor Chaufen, presidente de la americana The Atlas Economic Research Foundation, advirtió, finalmente, que en ocasiones se enjuicia con ligereza al mercado desde criterios morales que ignoran la economía, o viceversa. De ahí la importancia que tiene en no separar el fenómeno religioso del hecho económico. Y hablar de ambos con competencia y sencillez.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Tomás opina:

    Es curioso escuchar a expertos en la ética de los negocios y finanzas emitir juicios que se asemejan mucho a los de la Doctrina Social de la Iglesia. Lo pude constatar en un programa de CNBC, canal de negocios y finanzas. Invito a los interesados en constatar que la Doctrina Social de la Iglesia tiene en cuenta la verdadera ciencia de la economía leyendo El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, publicación oficial de la Iglesia que resume todos los temas sociales desde la antropología, hasta la familia, la sociedad civil, la economía, el trabajo, la política etc.

Deje un comentario