LA POLÍTICA Y EL BIEN COMÚN

El bien y el mal son nociones abstractas cuyo contenido se concreta en dos formas de actuar que, desde el inicio del relato bíblico, están presentes en la vida del hombre. Hay, pues, “bien”, y existe, también, el “mal”. Caín y Abel son figuraciones de esa realidad que, a veces, se encuentra dentro de uno mismo, diga lo que diga Saramago. El hombre, en ocasiones, tiene la sensación de habitar una “tierra perdida” y se inclina hacia el mal, aunque el triunfo final del bien sea una promesa inexorable.

 

Una vez más, la Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación Universitaria San Pablo CEU, presididas por Alfredo Dagnino, han organizado otro Congreso de “Católicos y vida pública”, esta vez dedicado al tema “La política, al servicio del bien común”, nada menos. Estos congresos se iniciaron gracias a la brillante idea de Alfonso Coronel de Palma que interpretó, al pie de la letra, el deseo del cardenal Rouco Varela de hacer algo efectivo para moralizar la vida pública. El éxito, a lo largo de estos once años, ha sido clamoroso; y la presencia activa de los católicos en la política española sería difícilmente comprensible sin estas recapitulaciones anuales.

 

A veces nos equivocamos y desviamos el centro de la atención del debate público –el aborto, la crisis económica o la corrupción- hacia situaciones que, aún resultando importantes, son anecdóticas, si se tiene en cuenta la magnitud de los problemas que deben asumir -y tratar de resolver- los políticos, con el fin de dirigir su acción hacia el bien común. Frente a esa perversa tendencia hacia el nihilismo –de uno u otro signo ideológico- este XI Congreso de “Católicos y vida pública” es una nueva puerta que se abre a la esperanza. Dice el Catecismo de la Iglesia Católica que el impulso de la esperanza preserva del egoísmo y conduce a la caridad. Y “Cáritas” ha atendido, ya, en lo que va de año, a más de un millón de personas angustiadas. Esto sí que es política económica al servicio del bien común.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Juan Pedro opina:

    Respecto a lo ilustrado del bien y del mal, es bueno recordar, si no me equivoco, a Parménides, con su ser y no ser.

Deje un comentario