EN LA PUERTA DE BRANDENBURGO

Hoy ha sido un día emotivo. Hemos tenido la tertulia de la COPE, con Nacho Villa al frente del programa “La Mañana”, en Berlín, en el hotel Meliá, español, en lo que hace veinte años era Berlín este, Berlín comunista, un apéndice de la Unión Soviética.

 

El siglo XX, puede decirse, es un siglo “tout court”, que comienza en 1914, con el inicio de la Gran Guerra, y termina en 1989 con la caída del muro berlinés. En esos 75 años, Berlín se convierte en el epicentro de la historia mundial por lo menos en dos ocasiones: en 1945 con la caída del nacional-socialismo, que encarceló la libertad del mundo intentando crear una nueva humanidad; y en 1989 con la caída del comunismo, la otra cárcel de la libertad. Es cierto que el nacional-socialismo y el comunismo no son comparables, ya que la perversidad del primero no ha tenido comparación con nada en la historia. El nacional-socialismo intentó crear un nuevo hombre genéticamente manipulado. El comunismo, tan “sólo” aniquiló la individualidad.

 

Después del programa, en el que participaron Valentí Puig, Ramón Pérez-Maura, Iñaqui Gil, Federico Quevedo y yo, nos dimos un paseo por la Puerta de Brandenburgo y los alrededores y pudimos ver el dominó que esta noche ha caído, como un símbolo, empujado por Lech Walesa. Ha sido un día inolvidable. Para luego ver como nuestro presidente hacía el ridículo hablando de “nuestro muro”, referido al franquismo, nada menos que en Polonia. Así andamos.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. María opina:

    Bueno, “sólo” aniquiló el individualismo y algunos millones de individuos ¿no?

  2. Donatien Martinez-Labegerie opina:

    A Angela Merkel no le fue tan mal en aquel infierno comunista dictatorial. Estudió, se doctoró, militó en la juventudes del partido socialista unido e incluso pudo viajar a la RFA, permiso que solo obtenían al parecer quienes estaban fuera de toda duda en cuanto a su lealtad y fidelidad al régimen político de la RDA.

    En aquel país podían estudiar todos en la universidad, situación no comparable a los hijos de los obreros en los annos 60′ en Espana, me temo. El 97% de las mujeres trabajaban, sin que ello fuera obstáculo para poder conciliar la vida familiar, pues tenían 3 annos tras dar a luz de baja para estar con su bebé.

    Digámoslo todo.

  3. currito andante opina:

    Da pena pensar que todavía hoy en día existen varios muros iguales que los que se derribaron en 1989, uno de ellos es el de Cuba, un régimen que yo diría que es exacto al que se derribo en Alemania pero que resiste 20 años después, regido mediante los mismos principios y que España (nosotros los españoles) financia a golpe de talonario (recuerden la visita de Moratinos con la ayuda de los 34 millones de euros el mes pasado).

  4. Donatien Martinez-Labegerie opina:

    Pues me parece bien que se apoye con cheques con fondos, cómo si no, a un país sometido a un bloqueo comercial infame. No entiendo como se puede estar en contra de eso y a favor del bloqueo económico de una isla. Me parece poco humano, poco liberal (ya sabe, aquello de free trade) y poco solidario co un país tan cercano culturalmente.

    Lamentable.

Deje un comentario