EL VENTRÍLOCUO Y SU MUÑECO

He seguido la recomendación del alcalde madrileño y he leído con atención sus declaraciones que aparecen hoy lunes en “El País” moviendo hábilmente los labios de su muñeco –en sentido figurado, por supuesto- y con voz impostada. Me parecen unas declaraciones bárbaras y como una traca final de su imposible carrera hacia no se sabe dónde. ¿Qué dirá ahora Fraga de su discípulo amado? Desde hace varios años me negaba a dar crédito a esa permanente acusación de deslealtad que siempre se le acababa imputando a Gallardón. Dice el filósofo Javier Gomá que lo más importante de los políticos no es su vida pública sino la privada. Ahí, en el ejemplo, es donde se mide la calidad de los individuos. Le vendría muy bien al alcalde, además de escuchar música, leerse el libro que Gomá acaba de publicar: “Ejemplaridad pública”. Ahora ya sabemos quién es cada cual. Y a mi no me ha gustado nada el Gallardón que ha aparecido hoy en los periódicos moviendo y haciendo hablar a un muñeco –en sentido figurado, no se me entienda mal- diciendo una barbaridad detrás de otra que él, el alcalde de Madrid, no se atreve a decir abiertamente.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Juan Pedro opina:

    Muchos políticos, sin concretar, son aparentemente fuertes, pero débiles, mentirosos y maleducados.

Deje un comentario