TRAS LA MANIFESTACIÓN DEL 17-O

Hay asuntos que pos su envergadura y por afectar a los pilares de la convivencia no deberían imponerse a golpe de ley como quiere hacernos tragar el gobierno socialista con la ley del aborto. La ley, además de ser un disparate jurídico, supondrá una mutación constitucional.

 

Hay un discurso que se propala con desfachatez desde la corriente más ignorante e inane del feminismo que es del que se alimenta esta ministra de Igualdad que tenemos. En esa línea, el otro día leí que un Congrés de Dones de Barcelona (Congreso de Mujeres de Barcelona), encabezado por una tal Gladys Acosta, peruana, directora de UNIFEM (United Nations Developement Found for Women) de Latinoamérica y Cribe pretenden ahora que se pida perdón por la gravísima ofensa moral, espiritual, social y política que a través de los siglos se ha infringido a las mujeres del mundo entero al tenerlas consideradas seres inferiores a los hombres e indignas de participar en el Contrato Social humano, reservado exclusivamente a los varones. (Sic). Quieren, además, la abolición del Patriarcado, como si determinadas formas de organización social, posiblemente imperfectas, pudiesen abolirse por una declaración institucional del fondo que las Naciones Unidas utiliza para el desarrollo de los derechos de las mujeres y la igualdad de género. Así no hay manera de entenderse.

 

En este supermercado de derechos hay que incluir este producto del gobierno de Zapatero que ahora está en las estanterías de oferta: el IVE (la interrupción voluntaria del embarazo), como ese derecho talismán que tiene la mujer sobre su propio cuerpo. Al colocar el debate en un nivel tan poco humano, sin base científica ni intelectual alguna, no es posible llegar a ningún tipo de conclusión o acuerdos. Hay algunas feministas que pretenden imponernos unas mujeres de diseño y unos hombres para uso corriente. La solicitud de Rajoy de pedir la retirada de tan bárbaro proyecto de ley me parece, ante esta paradójica situación, de lo más prudente y acertada.   

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Juan Pedro opina:

    La mujer es más débil, es una cuestión natural, si no porqué tantas leyes especiales para protegerla, las feministas abusan de estas leyes, no a la IVE, sí a lo que vive.

Deje un comentario