LA INMORALIDAD DE TVE Y EL CRIMEN DE LOS URQUIJO

No hay cosa más baja e inmoral que hacer pasar una mentira por verdad. Hace casi treinta años asesinaron mientras dormían en su chalé de Somosaguas a los marqueses de Urquijo. Cuando se celebró el juicio participé, junto al abogado Hernández-Mora, con quien compartía despacho, en la acusación particular en nombre de los hijos de los marqueses, horrible y brutalmente asesinados. Ya entonces la revista Interviú montó una especie de juicio paralelo basado en declaraciones de un desaprensivo mayordomo y de alguna que otra gente baja y ruin. Lo cierto es que lograron sembrar la sombra de la duda y, si no es por la eficaz ayuda de ABC y su director de entonces, Luis María Ansón, a Juan y a Myriam los linchan.

 

Lo que nunca pude imaginar es que al cabo de casi un cuarto de siglo del juicio y del juicio paralelo, íbamos a revivir la misma historia, pero esta vez de la mano de un medio público que, como TVE, en principio, debería estar al servicio del bien común, o sea al lado de la verdad, sobre todo cuando las víctimas, las verdaderas víctimas de ese crimen, los dos hijos, entonces de veintipocos años y hoy ya cincuentones, es probable que no hayan superado todavía el trauma espantoso de esas vivencias.

 

La historieta televisiva deja a Escobedo como un pobre chico que tuvo la desgracia de pasar por ahí la noche del crimen. Y a los hijos de los marqueses, fríos y calculadores, como unos seres bastante aborrecibles y de aviesas intenciones. El tema es evidente que va a acabar en los tribunales pero TVE ya ha hecho su cálculo sobre coste/beneficio. Yo no se si Escobedo apretó el gatillo o lo hizo alguien de su más íntimo entorno, al que siempre encubrió, que ni siquiera fue juzgado. Pero Escobedo no era un pobre chico sino un criminal convicto y confeso que actuó con saña, alevosía, nocturnidad, prepotencia y predeterminación. Eso, por supuesto, no lo dice TVE, lo dice la sentencia que lo condenó.

 

 

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Ramon Maynou opina:

    La falacia es siempre usada para desviar la atencion de otras cosas. Y normalmente los mentirosos hacen creibles sus mentiras. Mientras la verdad a veces es tan increible que pasa por mentira. La histroria está llena de mentiras y falacias que se han convertido a base de repetirlas en verdades indiscutibles. Ejemplo: 11S y 11M.

  2. Francha Menayo opina:

    Yo no se si Rafael erscobedo apretó o no el gatillo, si tuvo o no complices, ni si la sentencia fue justa o no, si tuvo todas la spruebas o falto alguna, solo se que a dia de hoy hay muchos misterios en torno a esas tragicas muertes, que nunca debieron suceder y que el juicio final nos ha de desvelar muchos misterios para poder tener una eternidad trankilas y sin vaivenes

  3. ademas opina:

    mi querido amigo, es así cómo se sentirán policías y demás en el caso que esta cadena se ha encargado de repetir hasta la saciedad: el 11M. También, en ese caso, hay una sentencia clara a la que no se tiene el más mínimo respeto. Nunca le he oído (o leído) a usted la más mínima crítica al proceder de sus colegas de este medio. Es evidente, como habrá podido comprobar ahora en su propio caso, que si retorcemos insidiosamente las evidencias podemos dar a entender cualquier cosa. Un saludo.

  4. Jesus G. M. opina:

    Creo que a los Marqueses de Urquijo los mató alguien que sabia disparar y tal vez estuvo alli Rafael Escobedo, que habia sido rechazado por el marqués. Pero desaparecieron pruebas y casquillos, etc. Espero que Javier Anastasio agún dia aclare estos crimenes toda vez que ya han prescrito. A Rafi que estaba algo desesperado y demacrado se lo cargaron.
    No debio Rafael Escobedo casarse con Miriam de la Sierra. Y debio de trabajar y dejarse de juergas nocturnas y vida poco recomendable.
    Lei que se deprimia y no trabajaba. Que empeño la pulsera de edida y se fue a Tailandia. Que amenazó al marqués al no concederle un crédito. etc
    Cada cual puede hacerse una idea de lo que pasó hace treinta años. Se debió investigar mejor. Y Rafael pagó con su vida.

Deje un comentario