RAJOY Y SU UN MOMENTO CRÍTICO

Lo de Valencia huele a podrido. Veremos cómo resuelve la situación el presidente de la Comunidad. No creo que mirando hacia otro lado o poniendo la sonrisita de rigor satisfaga a nadie dentro del PP. Habría que preguntarse por qué han ido las cosas tan lejos y por qué esa impresión, sea cierta o falsa, que se ofrece de que hay una corrupción masiva y generalizada. En los llamados, o mal llamados, Países Catalanes, la corrupción aflora a cualquier nivel. Debe ser algo consubstancial al Mediterráneo o, quizás, una manera de protegerse contra los rigores del Estado. En Mallorca habrá que ver cómo acaba un día la presidenta del Parlamento balear María Antonia Munar, o en que termina el escandalazo catalán de Félix Mollet y el Palau de la Música. No sólo en Valencia cuecen habas.

 

Pero esta vez Mariano Rajoy sí ha actuado con decisión y rapidez. Ahora habrá que esperar los resultados. En política, aunque sea una injusticia, alguien tiene que caer para que otros sigan en pie. Lo más verosímil, en el caso de Valencia, por lo que me cuentan, sería disolver la Cámara autonómica y convocar nuevas elecciones, encabezadas por Camps, pero sin el lastre de todos aquellos que dificultan su camino. Eso es duro, sin duda, pues habrán de caer amigos y conocidos. El éxito de la operación dependerá de lo impoluto, al margen de los trajes, que Camps esté de cualquier posible y nueva imputación. Dejar el edificio como así, esperando que se vaya derrumbando poco a poco, resulta una temeridad.

                                                                               

Mariano Rajoy está en un momento bueno pero crítico, en ese instante que en la aviación, justo antes del despegue, se denomina V1; ese segundo en el que si el avión no despega se pega un trastazo en el que mueren todos los que van en él, salvo situaciones milagrosas. Es el momento de la aceleración, de la tensión, del ojo avizor, de tener un pulso bien tensado y, por último, de llevar unos buenos copilotos que ofrezcan confianza al capitán de la aeronave.  

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario