NULIDAD DE ACUERDO DE UNA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS QUE LIMITA EL USO DE ELEMENTOS COMUNES EN PERJUICIO DE UN LOCAL DE NEGOCIO

Acabo De leer en “Revista de Jurisprudencia”, que edita “El Derecho” (www.elderecho.com) un comentario jurisprudencial muy interesante, sobre todo para aquellos comuneros que, como moscas cojoneras, siempre pretenden imponer sus particulares leyes en perjuicio de los derechos que tienen, les guste o no, los propietarios de los sufridos propietarios de los locales de negocio.

 

La Sala 1ª del Tribunal Supremo dictó una Sentencia el día 16 de julio de este año, ponencia de Román García Varela, por la que acuerda estimar el recurso de casación dirigido contra la sentencia que, revocando la de instancia, estimaba la demanda contra la comunidad de propietarios que solicitaba la nulidad del acuerdo adoptado acordando el cierre de las puertas de acceso a la urbanización.

 

Dice el Tribunal Supremo: “Basta la lectura del acuerdo de la Junta que nos ocupa para significar que ha sido tomado exclusivamente en servicio o atención de los comuneros ajenos al titular del restaurante, el cual queda disminuido en sus legítimos derechos para la explotación de su negocio, lo que se integra en el ámbito del abuso del derecho, referido en el artículo 18.1 c) de la Ley, consistente en la utilización de la norma por la Comunidad con mala fe civil en perjuicio de un propietario, sin que pueda considerarse general el beneficio de la Comunidad, cuando afecta de manera peyorativa a uno de los partícipes, cuyo local está exclusivamente dedicado a un negocio de hostelería”.

 

Aviso para navegantes, mejor dicho, para malos navegantes.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Juan Hernandez opina:

    Es gratificante esta vía, de las poquísimas veces que la justicia usa el sentido común en el arbitraje de malévolos vecinos que acomodan las decisiones de las juntas de propietarios en perjuicio y animadversión de un tercero. A ver lo que pasa en adelante cuando se quiere pintar de ‘gris-marengo’ un pasillo para que algunos familiares hagan su negocio de pintura a costa de la junta; o cerrar la piscina a familiares cuando los mayores escandalosos son los hijos del vicepresidente que adula la presidente en las cacerías de Extremadura. O cuando se impide el traspaso de un negocio porque el local no lo pudo comprar en su momento un avieso hijo de unos comuneros.

Deje un comentario