MENOS TRABAJO Y MÁS IMPUESTOS

En un año, que se escribe pronto, se han perdido más de un millón trescientos mil puestos de trabajo y, como ya no hay dinero para nada más, al gobierno no se le ocurre otra idea más brillante que anunciar una masiva subida de impuestos. El resultado es previsible y no se necesitan demasiados conocimientos de economía política para adivinar nuestro fúnebre futuro. El paro seguirá aumentando y desaparecerán los incentivos para crear riqueza. En resumen: una auténtica catástrofe. La “crisis” que se diagnosticó el año pasado se ha convertido en nuestro país en un cataclismo económico.

 

Ahora ya ha pasado el terremoto. Habrá que limpiar la economía de escombros, apuntalar lo que queda en pié y mirar hacia el futuro. No creo que subiendo impuestos, con lo que se conseguirá tan sólo que aumente el fraude, se solucione ningún problema. La salida de esta situación crítica sólo se puede encontrar si se comprende la ecuación que tenemos delante. (Lo de la ecuación se lo brindo a Lisbeth Salander). Pues quizás sería bueno que algún hacker económico desmontase el inmenso y masivo fraude en el que estamos metidos: sin afrontar la reforma laboral, el dispendio autonómico, el modelo industrial y tecnológico y el gasto social absurdo y desenfrenado, no hay nada que hacer.

 

Hace unos día recordaba el lúcido artículode Velarde donde demostraba cómo en los momentos críticos de nuestra reciente historia económica y política -1959 y 1977- se habían encontrado salidas inteligentes, efectivas y duraderas: el plan de estabilización y los pactos de la Moncloa. Ahora es uno de esos momentos críticos, pero todavía no sabemos lo que debe hacerse. ¿Sabrán los dos grandes partidos pactar una política económica y un presupuesto que de estabilidad y ofrezca confianza? Me gustaría ser positivo pero tengo pocos elementos para serlo. No creo que se trate de descubrir el teorema de Fermat, con tal que supiésemos el de Pitágoras tendríamos bastante.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario