EL DIAGNÓSTICO DE TERCEIRO

Jaime Terceiro, Catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad Complutense, como reconocía ayer el profesor Velarde en su habitual análisis económico de los lunes en ABC, fue el primero en dictaminar en nuestro país los motivos y las graves consecuencias de la crisis económica. Terceiro, que procede de la social democracia, es tan lúcido –ver, por ejemplo, su imprescindible “Economía y cambio climático”, Taurus, 2008- que los políticos pretenden ignorarlo.

 

¿Qué medidas estructurales está acometiendo el gobierno? Velarde analiza distintas crisis y cómo se afrontaron. La de 1959, que conducía directamente a la catástrofe, conteniendo una inflación desenfrenada que frenaba la apertura de nuestra economía al exterior. La gigantesca hecatombe de principios de los 70 debido al incremento de los precios del petróleo, con una inflación que rondó el 20 % y que se encauzó con los Pactos de la Moncloa. O el apagón económico del 92, cuando volvimos a conectarnos gracias a las duras medidas de Aznar y Rato.

 

Ahora, dice Velarde, desde que ha llegado a la secretaría de Estado de Economía el profesor del IESE, José Manuel Campa, se han contemplado, en apenas unos días, mayúsculos errores que agravarán la situación económica: las ayudas a las Comunidades Económicas originarán un déficit fiscal estructural; la política nuclear provocará encarecimiento energético; y, para acabarlo de arreglar, “un colosal fracaso de la patente necesidad de una reforma del mercado laboral”.

 

Frente al certero diagnóstico de Terceiro, Velarde plantea unos cuantos interrogantes pues no sabe dónde situar a Campa, si entre los Fuentes y los Terceiro o entre los Gual Villalbí y los López Rodó. A muchos de los seguidores del profesor Velarde, justamente galardonado con el “Príncipe de Asturias”, nos gustaría que se pronunciase e intentase arriesgar, como en su día hizo Terceiro, algunas claves más para resolver la “x” de la ecuación económica.   

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario