LA AUDIENCIA NACIONAL CORRIGE SEVERAMENTE A PEDRAZ

Esa proclividad que ha manifestado en distintas ocasiones este juez de aspecto marbellí para justificar, o por lo menos tolerar, las acciones paralelas de los grupos terroristas etarras, ha encontrado su final con el portazo que le ha dado la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional contra el incomprensible e injusto auto que dictó, como juez instructor, no apreciando nada delictivo en unos actos que estaban organizados por los amigos de ETA para homenajear, mañana y pasado mañana, a unos criminales que están cumpliendo penas de prisión en diversas cárceles.

 

Pedraz, queridos lectores, es así: un juez impredecible, que gusta perseguir a los tiranos de fuera pero que comprende a nuestros chicos que, los pobres, pasan los meses de agosto a la dura sombra de la cárcel. Pedraz, me parece, pertenece a ese grupo de personas que han hecho una mala lectura de las baladas de la cárcel de Reading de Oscar Wilde. Es de esa clase de jueces que, no se sabe por qué, acaban convirtiendo a las desgraciadas víctimas en victimarios. O, quizás, ellos sí lo sepan.

 

Pero la asociación Dignidad y Justicia, no contenta con el deplorable auto de este ingenioso juez, recurrió a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, cuya sección 4ª, formada por los magistrados Ángela Murillo, Teresa Palacios y Juan Francisco Martel, le ha propinado un serio correctivo al apreciar, contrariamente a lo sostenido por Pedraz, que existían contundentes indicios delictivos para prohibir la celebración de esos homenajes. “La jurisprudencia ha establecido –dice el Auto de la Sala- que el homenaje, a través de exhibición de fotos, a personas que se encuentran en prisión desde hace años cumpliendo importantes penas por la perpetración de concretos delitos de terrorismo, es un claro comportamiento de enaltecimiento de unos terroristas por el hecho de serlo”.

 

Mientras haya jueces como Pedraz es difícil que la eficacia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado triunfe sobre el terrorismo. El Auto del juez Pedraz resulta incomprensible. Mejor dicho, resulta incomprensible que un juez, utilizando los argumentos que utilizó Pedraz para justificar su decisión, pueda ocupar un cargo judicial de esa responsabilidad. ¿Y todavía algunos ingenuos se preguntan porqué se desconfía de la justicia en España?

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. victor manuel opina:

    El Juez Pedraz, tiene una larga estela de su manera de entender la jurisdicción, claramente omisiva en cuanto a los amigos de ETA e igualmente clara respecto a la tolerancia respecto a los dirigentes vinculados a asesinos de otras zonas que se incardinan en ideologias cuasiterroristas o de lo que coloquialmente se denomina radical. El señor Pedraza, sigue los pasos del infausto señor GARZÓN, juez-politico-juez y ¿cuantas cosas más? Hasta cuando el Presidente de la Audiencia Señor de Juanes va a permitir las actuaciones de estos jueces y cuando el Consejo del poder judicial que preside don carlos Divar, va a permitir los “desmanes” de algunos jueces, aplicando a sus conductas distintas varas de medir: Polanco; Ollero;etc.

  2. Donatien Martinez-Labegerie opina:

    De la justicia en Espana se desconfía desde diferentes posiciones. Sin embargo la justicia que no sirve no es justicia. Del mismo modo la administración que no sirve para resolver los problemas es un desgobierno, un fracaso.

    31 de julio de 2009. Inazio Deuna Eguna, Día de San Ignacio, copatrón de Bizkaia y patrón de Giupzkoa. Quincuagésimo aniversario de la fundación de ETA en Biarritz. ETA acabó con el régimen de los alzados en 1936 y nuevamente está acabando con el régimen que lo sucedió. Acotar a un juez en lo correcto políticamente no evita que ETA siga actuando.

    Es absurdo pensar que prohibir la Ikurrina entonces o las fotos de presos hoy puede acabar con ETA o el independentismo vasco. Y yo me pregunto: qué lleva a alguien con preparación intelectual a concebir tal cosa? Hasta cuándo mantener esta guerra estúpida, don Jorge?

    Con afecto invariable,

    Donatien

Deje un comentario