BÁRCENAS: UNA SABIA DECISIÓN POLÍTICA

Luis Bárcenas ha presumido siempre de que él no era un político. Pero era senador y Tesorero del PP, el gran partido de la derecha liberal española. Lo quisiera o no, Bárcenas era, sobre todo, un político. Y la decisión de poner su cargo de Tesorero a disposición de Mariano Rajoy, que es el que al fin y al cabo tiene la obligación legal y moral de lidiar este asunto, es una sabia decisión política personal que coloca ahora al presidente del PP en la primera línea de fuego sin que pueda seguir parapetándose en la lealtad de su colaborador, y como si toda esta historia de regalos y de dinero oculto, sea verdad o mentira, no fuese con él. Me comentaba un diputado del PP que a Mariano todo “esto” le era ajeno, como si fuese algo que venía a incordiarle su paz estival.

 

Bárcenas, como ya he escrito, ha seguido una estrategia jurídica impecable, hasta tal punto, que creo va a ser muy difícil que exista base jurídica –como no haya datos que desconozcamos- para que el instructor Francisco Monterde, un magistrado independiente y riguroso, pueda solicitar el suplicatorio. Pero ahora, Luis Bárcenas, con esta inteligente decisión ha demostrado, también, que sabe manejar los tiempos políticos con oportunidad y frialdad, sin apurar la última curva, y no dejándose llevar por los titulares de algunos periódicos. Cuando yo era estudiante, los profesores de derecho procesal nos enseñaban que “lo que no está en el sumario no existe en el mundo”. Esto, aunque lo parezca, no es una cacería ni, aunque tenga el aspecto, una causa general –prohibida expresamente por nuestra Constitución- abierta contra el ex Tesorero del PP. Se trata de un proceso judicial que, probablemente y en el caso del Tesorero del PP, que lo es desde hace sólo un año, no tiene base jurídica alguna.

 

Espero con curiosidad la decisión del magistrado instructor de la causa. Confío que la tome lo antes que pueda. Pero no empujemos las fechas pues siempre nos equivocaremos.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario