EL PP NECESITA RENOVACIÓN Y CATARSIS

Cada uno es muy libre de hacer la lectura que quiera, pero que el PP necesita urgentemente de renovación y liderazgo resulta evidente. Es probable que en toda esta campaña de acoso y derribo del Partido Popular no haya nada limpio, pero que dentro del PP se están cometiendo errores de libro, sólo debidos a una ausencia total de liderazgo, es innegable.

 

Empecemos con el asunto del cohecho impropio o de los regalos. El cohecho impropio, como figura delictiva, no existe. Se trata de la típica construcción jurídica para encasillar lo que no es encasillable. Dejemos aparte la comparación norteña de las anchoas de Revilla, pues nada tiene que ver. Vayamos al grano: Si un amigo de un político le hace un regalo “normal” por Navidad, ¿es eso “cohecho impropio”? Por favor, seamos un poco serios. Y si, por ejemplo, una persona que ha trabajado con un importante cargo, luego, cuando ya no está ahí, se dedica a hacer operaciones de dudosa legalidad, ¿es eso responsabilidad política, o incluso penal, del cargo político para el que ha trabajado? Las filtraciones de conversaciones telefónicas, en cambio, ¿no son acaso un hecho delictivo que merecería una seria investigación? En cualquier caso hay regalos y regalos, y la frontera con el cohecho debe analizarse, sobre todo, desde el sentido común.

 

En cualquier caso, y al margen de la tipificación jurídica de algunas conductas, no parece posible gobernar un partido en el que sus miembros más relevantes reman en direcciones distintas e incluso opuestas. O cuando algunos cargos de confianza, como es el caso del Tesorero popular, no dan la sensación de gozar de esa confianza necesaria para desempeña su delicado cometido. Ante esta situación el PP es imposible que despegue y Mariano Rajoy debe plantearse si se siente capaz de ser el líder de la oposición que España necesita. Hoy el PP es una gaviota con plomo en las alas, que sobrevive, sólo, porque la rosa socialista, de tanta belleza como prometía, se quedó marchita.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. francisco alejandro opina:

    Mientras los votantes del PP, entre los cuales ya NO me encuentro, sigan votando a don mariano, el partido seguirá su deriva hasta quedar irrecuperablen para las próximas dos legislaturas. Es lo que España merecerá y no sólo por los zapatistas sino, sobre todo, por los marianistas

  2. Paolo opina:

    Yo no sé si don Mariano puede conducir al Partido Popular en alguna dirección que no sea el desastre. Don Mariano está ocupado en sobrevivir a los infortunios que desde Marzo de 2004 le persiguen. Tiene secuestrada a su militancia, más de medio millón de personas, y a buena parte del electorado irritado con los disparates socialistas. Suceda lo que suceda será muy difícil que algo bueno surja, lo que está enfermo es el mismo centro de la sociedad española; asiste impasible a toda clase de injusticias y desmanes y encuentra siempre ocasión para despreocuparse.
    Las personas con más valor y con principios más sólidos se ven apartadas de los asuntos públicos en España, por todas partes medran mediocres llenos de desfachatez, me parece que don Mariano podría ser un perfecto sucesor de Zapatero, o de Mariano. El señor Aznar al que tanto admiré tendrá siempre sobre su conciencia el peso de haber encumbrado al barranco popular al buen Mariano. Sinceramente, deberíamos ponderar la posibilidad de apartarnos de la vida pública como de la peste y pasar nuestros últimos años recogidos en nuestros hogares practicando el ascetismo … ¿o no?

Deje un comentario