GABÓN Y GUINEA ECUATORIAL

Tras el fallecimiento del presidente Bongo, en la prensa francesa han comenzado a salir datos sobre la financiación de las campañas electorales de Giscard d´Estaing,  Mitterand y Chirac (Le Monde, 11 de junio) a través de Gabón, con la implicación personal del decano de los jefes de estado africanos que murió hace unos días en Barcelona. Gabón es país fronterizo de Guinea Ecuatorial, el único territorio de habla española de África, que había sido colonia, primero, y después dos provincias de España, hasta que en 1969, Manuel Fraga Iribarne, en nombre de nuestro país, les llevó la independencia. Mientras Gabón, con la ayuda de Francia, se ha comido todas sus reservar petrolíferas y en el país no ha quedado casi nada de esa riqueza, en Guinea Ecuatorial, desde que las empresas americanas comenzaron a explotar las inmensas riquezas petroleras y de gas que despreció Repsol, se han hecho, y se siguen haciendo, importantísimas inversiones en infraestructuras que está desarrollando rápidamente el país.

 

Recuerdo con qué orgullo, quien durante 18 años fue ministro de Minas y responsable de la explotación del petróleo y gas de Guinea, Juan Oló Mba, mostraba a unos españoles, entre quienes me encontraba, invitados por el presidente Obiang y acompañados por el entonces embajador y hoy primer Ministro Milam Tang, la frontera entre Gabón y Guinea Ecuatorial en el Continente: una carretera perfectamente asfaltada en Guinea, una pista de tierra polvorienta al otro lado de la barrera gabonesa. Es probable que en Guinea Ecuatorial haya focos de corrupción y se cometan excesos alguna vez. Pero que el principal beneficiario de los ingresos energéticos es el país, es resulta evidente.

 

Mitterand opinaba del siguiente y cínico modo sobre los dictadores africanos: “¿A quién beneficiaría cambiar de dirigentes? El que se meta en lugar del que hay, hará lo mismo…” Es probable que la opinión del presidente francés fuese cierta por lo que respecta Gabón, país de la francofonía con el que Guinea Ecuatorial tiene un importante contencioso en el Tribunal de la Haya por la posesión de una isla que Bongo sostenía que se la había regalado el dictador Macías.  Pero en Guinea Ecuatorial, desde luego, no. Ahí pueden mejorar muchas cosas, de acuerdo, pero el cambio habido desde el golpe patriótico de Obiang en 1979, ha sido descomunal. José María Martín Quemada, consejero del Banco de España, escribió un interesante documento –“Guinea Ecuatorial: de la política económica a la política de hidrocarburos”- publicado por el Real Instituto Elcano, en el que afirmaba que Guinea se encontraba en un delicado momento debido al exceso de especialización de sus ingresos, casi todos provenientes de la cuenta del petróleo y del gas. Sostenía que si esos ingresos se aplicaban en programas transparentes y eficaces podrían transformar el país en pocos años. Los empresarios que acompañen al ministro español de Asuntos Exteriores en la importante visita oficial que comienza hoy, podrán darse cuenta de la transformación y modernización de esa pequeña Nación africana e hispana.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario