UN AUTO PÉSIMO PARA CAMPS

No es una cuestión de cantidad sino de calidad. Cuando un político miente o da una explicación que no resulta creíble, debe dimitir. El Auto de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, firmado por el instructor de la causa, el magistrado José Flors Matíes, es un nuevo paso, “uno o dos escaloncitos”, que conducirá, inexorablemente, a la dimisión del presidente de la Generalidad valenciana, a no ser que se produzca un milagro improbable: que después de la vista a la que están citadas las partes, el instructor modifique su criterio.

 

El Auto, perfectamente fundamentado, dice lo que un juez debe decir, al margen de cualquier opinión política: “Aunque el precio de esas prendas pudiera parecer a alguien escaso o aún ridículo en comparación con la magnitud de la función desempeñada por alguna de las personas obsequiadas, esa circunstancia no es excluyente del valor de su acción, objetivamente considerada. Si se pretendiera realizar un juicio de valor relativo acerca de la antijuridicidad de cada una de aquellas conductas, esa forma de evaluarlas entrañaría la relativización misma de los valores sociales que las normas jurídicas tratan de preservar y una degradación de los principios que deben regir en todo caso la actuación de quienes ejercen funciones públicas”. En fin, se puede decir más alto, pero no más claro.

 

El instructor, José Flores Matíes, ofrece todas las garantías que un justiciable debe reclamar para que se le juzgue con independencia. Se trata de un juez de la carrera judicial, que llegó al cargo que ahora ocupa en la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, por sus méritos y designado por el Consejo General del Poder Judicial. Fue el instructor, también, del llamado caso “Cartagena” que se siguió contra el Consejero de Obras Públicas de esa Comunidad, Luis Fernando Cartagena. Ha escrito varias obras de derecho, entre las que cabe destacar la realizada junto a otros juristas, el “Tratado de Juicio Verbal”. Está asociado en la minoritaria “Francisco de Vitoria”. Y todas las personas del PP que conozco quedaron encantadas de que la instrucción saliera de la Audiencia Nacional y fuese a Valencia. Creo que los políticos del PP, y también los socialistas y los nacionalistas, deberían leer este Auto con detenimiento. Y seguir sus instrucciones.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario