ANTISEMITISMO EN LA UNIVERSIDAD

Derek A. Wise, Director de la Comunidad Judía de Madrid, ha hecho circular este texto, espléndido y lúcido, del blog de César Vidal que, por su indudable interés, transcribo:

Suele ser habitual aseverar que en España no hay antisemitismo. Según esa afirmación repetida hasta la saciedad, en nuestra nación – que expulsó a los judíos hace cinco siglos – el antisemitismo no existe por definición y, como mucho, se producirían algunas manifestaciones de anti-sionismo, bienintencionadas eso sí, porque arrancan de un desinteresado deseo de defender al oprimido pueblo palestino.

No dudo de que habrá gente que se creerá esos asertos, pero tengo la absoluta convicción de que no se corresponden, por desgracia, con la realidad. Permítaseme relatar, en apoyo de mi tesis, lo que sucedió hace unos días en una de las universidades de Madrid. Uno de los profesores decidió organizar una mesa redonda que analizara la existencia o no de antisemitismo en España. El día del acto, los invitados llegaron a la facultad para encontrarse con una gigantesca bandera de Palestina en la entrada, flanqueada por un pasquín en el que se acusaba a Esteban Ibarra, el presidente del Movimiento contra la intolerancia, de “fascista” y a Jacobo Israel de “adicto a la usura”. Dejo a juicio del lector si el conectar con la usura a un judío por que sí es o no una muestra flagrante de antisemitismo. Sí deseo indicar que los componentes de la mesa redonda tuvieron que cruzar los pasillos de la facultad entre los gritos de una turba de progres que uniformados de la manera tradicional, es decir, pañoleta palestina, ropa desaliñada y aspecto guarro, los increpó de “fascistas” y “judíos”. Esteban Ibarra no dudó entonces en enfrentarse con aquellos niñatos para preguntarles dónde estaban ellos cuando él estaba encarcelado por pertenecer a la oposición a Franco y es que si algo de lo que nadie podrá jamás acusar a Ibarra es de ser un nazi o un fascista. Nadie salvo esos mocosos que viven en el seno de una izquierda como la que parió al socialista Mussolini, inventor del fascismo. La mesa redonda transcurrió relativamente bien, es decir, los reventadores del acto sólo gritaron ocasionalmente. Sin embargo, al concluir las exposiciones, el turno de preguntas se transformó en un acto propio de la Inquisición en el curso del cual – con el apoyo ocasional de alguno de los docentes de la universidad – los asistentes se permitieron, por ejemplo, interrogar sobre su vida privada a Jacob Israel para saber si, efectivamente, era un empresario, circunstancia que, seguramente, hubiera dejado de manifiesto que, como todo judío, no pasaba de ser una rata interesada única y exclusivamente por el dinero. El episodio en su conjunto resultó tan bochornoso que el profesor que lo había organizado solicitó al decanato una condena de lo acontecido. No lo consiguió. Imagino que muchos consideraran que se trata de un hecho puntual. No es así. Es un botón de muestra de cómo la universidad – a la que ha renunciado la derecha – se ha convertido en uno de los bunkers del antisemitismo, un antisemitismo mucho más arraigado en España de lo que parece. Por que no se trata sólo de episodios como el relatado. Ese antisemitismo se percibe en los blogs donde hay gente que habla de los asesinatos rituales cometidos por judíos - ¡después del Vaticano II! – o en las poblaciones donde sigue celebrándose algún festejo denominado “matar judíos”. No es para estar orgullosos. Es, más bien, para que, mientras siga sucediendo, se nos caiga colectivamente la cara de vergüenza.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Epaminondas opina:

    Los dirigentes socialistas españoles que son masones(o la masonería que dirige el socialismo español)intentan acabar con la cultura judeo-cristiana.Odian por igual ajudios como a cristianos(en especial si son católicos).

  2. Luis Lojo opina:

    Siempre he sentido verguenza de estos aprendices de rico, que doctorados gracias a los impuestos de los ciudadanos corrientes, al final se convierten en los que apalean al humilde con sus tarifas desproporcionadas cuando el humilde de turno tiene que acudir al titulado para esta o aquella cuestión. Pero es que lo más terrible es que además esa chusma se llame a si misma de izquierdas. Son nazis. Ricos. Caciques. Fascios.Y como tal se revuelven como ya hizo la nobleza en otros tiempos, contra el pobre judío y contra todo lo que tenga algo que ver con el judaismo. Conozco judios pobres y en lamentable situación. Ni son usureros, ni son raros. Son como cualquiera. Y así son en general, como el resto de la población de cualquier pais y raza. Lo que ya no es normal es una universidad que debiendo ser vivero de intelectuales, preclaros, educados en la tolerancia, en la convivencia, se vuelvan ratas intolerantes,dañinas,xenofobas,radicales, y descerebradas, que defiendan un sistema de terror,y tapar la boca al que quiere hablar

  3. Alejandro opina:

    Yo lo que no entiendo es cómo no va a la policía a poner orden cuando pasan cosas así.

  4. mel gonzalez opina:

    Me ha hecho mucha gracia leer el comentario de EPAMINONDAS. Quiero pensar que es un poco atrevido y muy ignorante al manifestar que ls socialistas son masones.¿Era socialista Franco o Fraga? Claro que no,pero sí eran masones. Dices que odian por igual a judias que a catolicos y yo te pregunto::Crees que sois mejores vosotros, los que vais a misa todos los dias, haceis el paripé de comulgar,sin creer en ello, los hombres para que las mujeres se fijen en ellos y las mujeres para lucir delante de las otras sus nuevos abrigos de visón? Yo te asegurio que ninguno de izquierda, que yo conozca, odia a los judios y mucho menos a los que no salen de debajo de las sotanasde los curas; es un problema de cada cual,no un problema e sentimientos.

Deje un comentario