¿EUROPEAS O VOTO DE CASTIGO?

Las elecciones tienen por objeto el fin para el que han sido convocadas. Elemental, querido Watson. En las del 7 de junio elegiremos a los diputados que queremos que nos representen en el parlamento europeo. Pero, también, haremos algo más. Con nuestro apoyo a Mayor Oreja, no sólo estaremos diciendo que nos gusta todo lo que el líder popular, uno de los pocos líderes españoles impoluto y de ideas claras, representa, sino que rechazaremos la errática y peligrosa deriva del gobierno de Zapatero. De ahí que las elecciones europeas de junio se plantean en España, también, como un voto de castigo a los socialistas: frente a la magnitud de la crisis oponen el aborto libre como un derecho; ante el insostenible modelo autonómico, acuerdan engordar la financiación del ineficaz presupuesto del tripartito catalán; y en lugar de proponer un pacto institucional, dejan que las instituciones se vayan pudriendo en su propia ineficacia.
 
De ahí ese sesgo peculiar que está tomando la campaña electoral cuyos prolegómenos ya se están lidiando, con enorme eficacia y brillantez por el candidato vasco Mayor Oreja, desde hace unas semanas. Hay quien aconsejará a Mariano Rajoy y a Jaime Mayor que lo mejor es hacer poco, pues es tan catastrófica la situación económica y son tan escasos los signos de recuperación –esos brotes o botox verdes de la ministra Salgado- que el triunfo está casi asegurado. Yo mantengo la opinión contraria, mejor dicho, una opinión complementaria. Hay que repetir, a diestra y siniestra, lo que es el PP, un partido liberal, laico, que asume, esencialmente, los valores morales y culturales del cristianismo, y que frente a la improvisación propone políticas económicas rigurosas.

Europa se está edificando, lentamente, en torno a esos grandes principios, al margen de estridentes propuestas que sólo conducirían a su disolución. A veces resulta fácil jalear la demagogia aunque creo que es mucho más atractivo interpretar la realidad. De ahí el extraordinario interés de las elecciones del 7 de junio.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. rojobilbao opina:

    Sí y votando a Libertas o a Aes, por ejemplo, estaremos castigando a Rajoy y en lo que se ha convertido el PP un lugar incómodo si tienes firmes los valores católicos. Porque ¿qué votará la señora Villalobos en la votación de la nueva ley del aborto? Seguramente lo de siempre, que le parece de lujo.

  2. Alejandro opina:

    Votar al PSOE no tiene razón de ser, el progresismo huele que apesta, perdonen mis palabras mal sonantes pero estoy hasta las narices de tanta basura, que se vayan a tomar viento y se metan donde les quepa el querer hacer de las niñas de 13 años una mujeres adultas capaces de relaciones sexuales, capaces de abortar y capaces de hacer todo esto sin que tengan que decir nada a sus padres, ¿esto es libertad y progresismo? estoy harto de tanta BASURA, no tiene sentido nada de esto, perdónenme, pero este asunto me tiene traumatizado, de verdad que intento escuchar a las dos partes para comprender cuales son las pretensiones de cada partido, pero no puedo más con ZP y sus ideologías de ¿progreso? no lo entiendo, hoy leo en el Plural.com esto: “Zapatero reprocha a Rajoy hacer política partidista de la crisis y del aborto”, ¡¡pero bueno!!,¡¡y se queda tan ancho!! y los del Plural dan la noticia dando la razón a ZP, no me entra, pero la cosa sigue, dice ZP:”Es bastante lamentable que se quiera hacer política de partido y abrir divisiones entre la gente por una ley que trata de dar seguridad, dar más educación sexual, ayudar a las mujeres y proteger la libertad, la intimidad y la garantía ante lo que es un trago tan duro para la mujer” ¿pero que mujer? es que yo tengo una hija de 13 años y leo esto y ya puedo ser socialista de nacimiento que yo a este no le voto ni harto vino, señores, por favor, seriedad a la hora de votar.

Deje un comentario