VOTO PARTICULAR VIRTUAL QUE FORMULO A UNA SENTENCIA QUE COMENTE EN ESTE BLOG Y DE LA QUE FUE PONENTE EL NUEVO PRESIDENTE DE LA AUDIENCIA NACIONAL ÁNGEL DE JUANES PECES

Acepto todos los fundamentos jurídicos exhaustivamente expuestos y analizados en la Sentencia.

Me parece, sin embargo, un error la conclusión a la que llega y que tiene como consecuencia la anulación de la sanción de expulsión del Ejército del soldado consumidor habitual de cannabis por la más benigna de separación del servicio por seis meses.

Una de las más espantosas guerras civiles de finales del siglo pasado fueron las dos que se produjeron en la República de Liberia, instigadas por el presidente Taylor, que fue, finalmente, juzgado por un Tribunal penal Internacional con sede en Sierra Leona. Se le acusó, entre otros, de crímenes contra la humanidad y de utilizar niños en sus ejércitos. Muchos de los soldados que se despellejaron durante varios sangrientos y espantosos años, lucharon bajo el efecto de las drogas, entre ellas el cannabis.

Es cierto que no es esa la situación dramática en la que se encontraba el soldado sancionado, pero no debe olvidarse que a los servidores públicos, y más aún a los portadores de armas de fuego, debe exigírseles un plus de cumplimiento estricto de la normativa para que el uso de las mismas sea el adecuado.

Considero, pues, desacertada esa distinción entre droga dura y droga blanda que hace la Sentencia, ya que lo que se castigó con la expulsión del Ejército es el reiterado consumo de estupefacientes por el soldado en cuestión, lo que le convertía en no apto para desarrollar adecuadamente el servicio, y constituye un mal precedente la benignidad con la que, al final, se sanciona al soldado.

La sentencia es un claro ejemplo de resolución “progresista”, en el sentido de usar alternativamente el derecho para que diga lo que queremos que el derecho diga y no lo que verdaderamente dice. Por los mismos argumentos que utiliza se podría haber confirmado, perfectamente, la sanción, lo cual hubiese servido para ayudar a erradicar de nuestros ejércitos comportamientos indeseables que pueden tener consecuencias impredecibles.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Juan Pedro opina:

    La analogía con los niños soldados me parece acertada, pues fue la droga lo que les impulsó a actuar.
    La trágica peculiaridad de Sierra Leona, concretamente, fue el secuestro masivo de niños por los distintos grupos armados enfrentados. La iglesia católica, a través de valerosos misioneros, ha dirigido programas de acogida, rehabilitación y reinserción de niños y niñas soldados y guerrilleros. Los soldados infantiles habían matado, violado y amputado manos y brazos. Habían sido utilizados como escudos humanos antes de ser entrenados como auténticos soldados. Casi todas las niñas secuestradas fueron utilizadas como esclavas sexuales por los oficiales y comandantes guerrilleros. Algo que no tiene perdón. No hay excusa que valga ante tanta atrocidad.

Deje un comentario