LEÑA AL PAPA

Al Partido Popular le falta, evidentemente, inteligencia política. Si la tuviese no se habría producido esa división entre los cuatro diputados que forman parte de la Mesa del Congreso ante la grotesca iniciativa de Izquierda Unida para que se admitiese a trámite una proposición para reprobar al Papa. Reducir ahora la discusión a la interpretación del reglamento, es algo que no me parece ni siquiera interesante. Quienes pretenden, a toda costa, desmarcarse del PP no han tardado ni un minuto en salir ladrando acusando al partido conservador de tibieza. Y lo malo de todo esto es que lo que trasluce es mucho peor que un acto de tibieza política: se trata de un proceder torpe, una vez más, del Partido Popular.

Centrémonos en el fondo de la cuestión. Coincido con el diputado popular Eugenio Nasarre, cuando afirma que “este episodio nos muestra el clima político y moral en el que vive la sociedad española. La hostilidad antirreligiosa crece; las actitudes intolerantes se expanden y esto se concreta en una fobia a Benedicto XVI. Ante ello, buena parte del PP no se atreve a dar la batalla con una estrategia inteligente y provoca malestar de mucha gente en nuestras filas: malestar y desconcierto”. Efectivamente, que se actúe de un modo pusilánime ante las siempre disolventes proposiciones de unos grupos parlamentarios marginales y de escasísima representatividad, es el peor síntoma sobre la salud democrática de un partido y la palpable demostración de la grave enfermedad institucional que padecemos.

Benedicto XVI habla con claridad y con argumentos muy sólidos. Pero como todo lo que tiene solidez, es difícil de digerir. Es más sencillo tergiversar una frase y manipular un argumento que profundizar en su contenido. Contribuir en arrearle leña al Santo Padre es un objetivo de los gobiernos progresistas, como el nuestro, pero que los conservadores entren en ese juego, resulta patético.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Alejandro opina:

    Sí señor Trias, bastante patético, hasta tal punto patético que uno empieza a dudar si merece o no la pena votar al PP y uno empieza a fijarse en un partido que se considera laico pero que hace gala de una inteligencia bastante mas sólida que la de otros, me refiero a UPD (Unión, Progreso y Democracia)

  2. mindundi opina:

    Lo que a mí me sorprende es que todavía haya gente que piense que el PP es un partido católico. Se ha visto ya que utiliza a la Iglesia como punta de lanza cuando le conviene, pero se desmarca en los planteamientos que le pueden restar votos. En fin, su misión es conseguir el poder, sea como sea. Cosa que no es el caso de la Iglesia (aunque haya quien piense lo contrario).

  3. JTrias opina:

    Yo creo que, aún así, sí merece la pena votar al PP. EL PP no es un partido confesional y dentro de él hay personas que piensan de muy distinta manera en cuestiones de religión, lo cual me parece muy saludable. Por otro lado creo que Alejandro no sabe que Rosa Diez se pronunció a favor de la iniciativa para discutir la reprobación del Papa.

  4. Alejandro opina:

    Realmente no sé si Rosa Diez se pronunció en contra o a favor, sólo digo que el PP no debería de mirar tan mal a Rosa Diez por no defender planteamientos católicos, cuando el PP en sus filas tiene a gente como Celia Villalobos o Ana Pastor que han votado a favor de la iniciativa respaldando una moción que en definitiva es todo un escándalo y un fuerte bofetón de desconfianza a quienes vamos a votar al Partido Popular. Es mi opinión personal.

  5. Paco opina:

    Yo creo que la religión debe vivirse en el ámbito privado, así que veo mal que se repruebe al Papa unas veces y otras que se le dé cancha. Por otras razones referidas a la regeneración democrática que necesita este país, votaré también a UPyD

Deje un comentario