ESPAÑA FUERA DEL ESCENARIO INTERNACIONAL

Lo que más preocupa de la inactividad de Zapatero es que España parece haber salido del panorama internacional. Puede ser que Aznar cometiese algún error de planteamiento, pero cuando presidía el Gobierno nuestro país, no sólo estaba entre las diez primeras potencias económicas mundiales, sino que, culturalmente, lideraba toda el área hispana. España es, o mejor dicho, era, una potencia media, aunque habíamos conseguido situarnos mucho más arriba de lo que nos correspondía gracias a ese liderazgo cultural. Todo eso se ha ido perdiendo poco a poco y mucho tendrá que esforzarse Bernardino León, político capaz y asesor muy influyente, para suplir las deficiencias de su jefe.

La salida de Irak ya fue una camaleonada inaceptable en un escenario militar entre aliados. Entonces Zapatero, con Bono de mamporrero para esos menesteres, pudieron explicarlo por eso del no a la guerra que tan hondo había calado entre nosotros, aunque España no estuviese nunca en ninguna guerra. Ahora se ha querido repetir en Kosovo la misma jugada, por sorpresa, pero ha salido mal. El escenario comienza a resultar entre patético y rocambolesco, contradiciéndose la ministra con las personas más allegadas al presidente. Si no fuese porque está en juego el prestigio de nuestro país, diría que todo lo ocurrido resulta incluso divertido.

En resumen, se trata de un episodio más del desgobierno que tenemos que padecer cuando más necesitamos una dirección clara por la que transitar. En política interior, Zapatero va perdiendo sus aliados si no se somete a su chantaje. En el exterior, España no está actuando como una nación seria. Y, para acabarlo de arreglar, tampoco sabemos cuáles son las líneas maestras de nuestra política económica. A este paso, afortunadamente para propios y extraños, es probable que antes de un año Rajoy esté sentado en La Moncloa.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario