LAS VÍCTIMAS AMPARADAS POR LA AUDIENCIA NACIONAL

La Audiencia Nacional, además de alguno de esos jueces estrella que van con algunas de sus resoluciones estrellando la justicia día a día, es algo más. Es un conjunto de jueces y magistrados que hacen posible que los delitos más graves no queden impunes. Y también, que muchos otros asuntos sociales y contencioso-administrativos ahí residenciados sean recurribles, como algunos actos y disposiciones de los Ministros y secretarios de Estado; o esos procesos especiales de impugnación de convenios colectivos con ámbito de aplicación superior al de una Comunidad Autónoma.

Pero a veces también llegan ahí algunos desvergonzados asuntos como el que promovió contra el anterior presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo la mal llamada Asociación de Abogados Demócratas por Europa que habitualmente hace de servidor lacayuno del gobierno socialista. Después de la admisión a trámite de la querella y una vez practicadas las diligencias que el juzgado de instrucción consideró convenientes, se decidió archivar el caso por considerar que no había materia delictiva alguna en las manifestaciones indignadas, justificadamente, de José Alcaraz. A Alcaraz pretendieron cerrarle la boca por decir que el presidente del gobierno era cómplice del chantaje al que ETA nos tuvo sometidos a los españoles los tres primeros años de su mandato y concretamente hasta la bomba de la T-4.

Como no quedaron satisfechos los de la asociación con el cierre del asunto porque el juez consideró que no había injurias en las manifestaciones de Alcaraz, apelaron el auto y ahora, la Sala de lo Penal ha terminado definitivamente con esta rocambolesca historia en la que unos abogados pretendieron convertir a las víctimas en victimarios. “No se está poniendo en entredicho al Gobierno como institución estatal desprestigiando su labor a nivel nacional o internacional”, alude la decisión de la Sala para exculpar a Alcaraz del delito de injurias contra altos organismos de la nación. Pareciéndome correcto el auto de la Audiencia Nacional, en cualquier caso pregunto: ¿acaso poner en entredicho al Gobierno desprestigiando su labor nacional o internacional, no es lo que hacen diariamente los políticos de la oposición? ¿No es esa su obligación si, como parece, no están de acuerdo con la mayoría de lo que hace o, mejor dicho, no hace el Gobierno de la Nación? ¿Dónde están, pues, los difusos límites de la injuria o la crítica severa?   (Publicado en mi “blog” de ABC el 16 de marzo de 2009)

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Juan Pedro opina:

    ¿Sería la Audiencia Nacional la encargada de poner directamente a raya a las juezas que delinquen con sus documentos, o primero habría que pasar por la AP, el TSJ, etc?

Deje un comentario