AGUIRRE GONZÁLEZ Y LA BANCA ESPAÑOLA

José María Aguirre González, que acaba de jubilarse como presidente del Banco Guipuzcoano, ha hecho unas declaraciones cargadas de realismo y de sentido común. Si la banca no da créditos es porque no tiene dinero, ha venido a decir. “Como no tenemos dinero, no podemos prestarlo a los empresarios”. Y en esta pescadilla que se muerde la cola, las empresas van cayendo una detrás de otra. ¿La solución? Según Krugman, premio Nobel de Economía, que ha dado una conferencia en Sevilla invitado por la Confederación de Empresarios de Andalucía, dejándonos con los pelos de punta, esperar: “en buena medida a España sólo le queda esperar a que se produzca una recuperación europea. ¡Lo que habrá cobrado por decir esto!

De todas formas, después de leer un par de veces las sabrosas declaraciones de Aguirre González sobre la desesperada situación de la banca –si la banca no tiene dinero, para qué queremos la banca, digo yo- quizás habría que plantearse alguna de las medidas, al menos con esa banca inservible o zombi que no tiene dinero, que ya en otras épocas se tomaron en nuestro país, cuando el Banco de España mandaba y el gobierno gobernaba. Entonces se expropió toda la banca de Rumasa –claro que llevándose un montón de empresas por delante de forma injustificada- y al cabo de otros años se intervino sobre varios bancos de forma indirecta y muy directamente sobre Banesto. Ahora, en cambio, se da la sensación de que, teniendo la experiencia que tenemos del pasado, no sabemos qué hacer.

Hay que separar la paja del heno, pues los prudentes no tienen que pagar los platos rotos de los irresponsables. Aguirre González, por ejemplo, deja la presidencia de un banco que “no está en ninguno de esos bloques de crédito a grandes inmobiliarias. Hemos estudiado las cosas con seguridad, con poso, no nos hemos dejado llevar por la corriente”. Qué difícil es cuando todo baja no bajar también, decía el poeta.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario