JUECES ESTRELLA Y JUSTICIA ESTRELLADA

Como ya se celebraron las elecciones y no había nada más que rascar, ese tremendo escándalo que se armó con imputaciones de personas muy importantes del PP se ha quedado en nada, o casi nada. ¿Y ahora qué hacemos?, debió de cavilar el juez Garzón después de leer el informe del fiscal en el que desmontaba las insinuaciones sobre un vasta red de corrupción dentro del Partido Popular. Pues no se lo ha pensado dos veces: ha señalado al presidente de la Comunidad valenciana, por una cuestión ridícula, y ha declinado su competencia en su Tribunal Superior de Justicia. Yo creo que el juez lo único que ahora pretende salvaguardar es su propia irresponsabilidad, a no ser que de las nuevas imputaciones se descubra algo consistente.

El Consejo General del Poder Judicial, hace unos días, pidió respeto para el juez multiuso. Estoy de acuerdo. Se le debe un respeto como Juez aunque, a veces, resulta difícil respetarlo. Siempre he procurado ser moderado en mis juicios, pero hay actuaciones que se entienden poco. Creo que el CGPJ debería disparar sus críticas hacia los de su propia casa. El Consejo no puede tener una actitud dura con determinados jueces y excesivamente laxa con otros pues entonces perderá la respetabilidad que le queda.

La justicia necesita sosiego, sí. No jueces estrella que transforman la justicia en una cuestión mediática que les sirve de promoción para fines ajenos a la misma. La mayoría de jueces, que son los que sostienen con su trabajo callado el sistema judicial, abomina de esa manera de ser que tienen media docena de ellos y que ha corrompido la justicia. La Constitución dice que los jueces deben ser independientes, inamovibles, responsables y sometidos al imperio de la ley. Pero por el camino que transitan algunos, la justicia corre el riesgo de terminar estrellada.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Deje un comentario