UNA HUELGA DESPROPORCIONADA

La huelga de los jueces constituye un pésimo precedente y un auténtico abuso de poder. Por más grande que sea el hartazgo sobre sus insatisfechas reivindicaciones, me parece un auténtico despropósito la forma en la los jueces que han convocado esta huelga, la que han planteado. A partir de ahí es muy probable que firmase casi al cien por cien sus reivindicaciones. Pero que un poder del Estado proteste de esta forma, cuando además uno es juez por vocación y nunca por obligación, debería tener alguna consecuencia disciplinaria si no queremos ver cómo se desmorona todo nuestro sistema constitucional.

Lo que está pasando, en cualquier caso, tendría que hacernos meditar. Por un lado, a las asociaciones judiciales, que tienen una representación minoritaria, se les ha ido el asunto de las manos, no han sido capaces de encauzar las protestas y quienes han tomado el liderazgo de las movilizaciones han sido los jueces decanos. Lo mismo podría predicarse del Consejo General del Poder Judicial. Ahora la salida de todo este monumental conflicto es mala, sea cual sea. Cuando las situaciones de enfrentamiento se llevan a extremos tan degradantes, para unos y para otros, la solución sólo pasa por la derrota de una de las partes o, en el mejor de los casos, por un armisticio.

Y quizás sea esa la única solución: un armisticio que de tiempo a replantear todas y cada una de las reivindicaciones y las posibles y realistas soluciones. Mientras tanto, la confianza en la justicia ha quedado seriamente dañada y la imagen de los jueces, proletarizada. Si a esto se le añade que para algunos magistrados la justicia es de quita y pon, lo que se denomina “uso alternativo” de la misma, politización, en suma, el cuadro resultante es desolador. Confiemos que la mesura y la proporción vuelva a presidir las salas de justicia.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Juan Pedro opina:

    En Barcelona, mientras hay juezas de familia, sobradas de medios, que se afanan en romper familias, hay jueces que no pueden trabajar por falta de lo mismo. ¿De dónde sacan el dinero los Juzgados de familia?

Deje un comentario