UN PSOE VIGILANTE Y UN PP DORMIDO

Si toda la estrategia del PP ante la avalancha de sospechas de corrupción, donde haber sido amigo del amigo del amigo sirve para que se ponga la honorabilidad de las personas en tela de juicio, es atacar al juez Garzón por la cacería, entonces vamos aviados. Lo grave no es esa cacería en la que aparece el ministro de justicia con el juez, pues entraría dentro de la lógica que un ministro de justicia tenga relación con jueces y fiscales, sino que quien se ha puesto al lado de un partido ataque al adversario desde su parcela del poder judicial.

Pero bueno, dicho esto, ya podrían Rajoy y su flamante secretaria general hacer una buena limpia en el PP. Eso es lo que hizo Aznar, y su secretario general Álvarez Cascos, con el famoso “caso Naseiro”, que al final quedó en nada y archivado a causa de un sinnúmero de irregularidades en la instrucción. Es probable que en aquel caso pagaran justos por pecadores, pero la política es así y al que no le guste que no se acerque a ella. Este caso, que pasadas las elecciones vascas y gallegas se quedará en nada o casi nada, lleva trazas de seguir el mismo camino. Pero lo que está sacando a la luz es que el partido socialista tiene resortes y está en vigilia permanente, mientras los populares parecen como dormidos, aletargados, “arriolando” una siesta detrás de otra y pensando que no hay que hacer nada pues la situación catastrófica por la que atraviesa nuestra patria lo arreglará todo. 

En las elecciones vascas el PP quedará más o menos como está y luego el PSOE intentará formar gobierno con el PNV, no lo duden. En Galicia se quedara a un diputado, como ahora, o dos, de ese impresentable bipartito. ¿Alguien en el PP se ha parado a denunciar los escándalos del bipartito gallego, los del nacionalismo vasco o los del tripartito catalán que dejan pálidos a los de la era de Pujol?

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. octavio opina:

    No me negará que de existir connivencia entre el magistrado y el ministro, estaríamos hablando de algo mucho mas grave que lo que pudieran haber hecho cuatro chorizos.

Deje un comentario