EL RETORNO DE LA VIRTUD

Don Eugenio Romero, que fue Obispo Auxiliar de Madrid hasta su prematuro fallecimiento el año pasado, me decía que si sólo leyese, oyese determinados medios de comunicación, acabaría perdiendo la fe. Es tan aberrante el imaginario moral que presentan y representan, que las cosas más evidentes aparecen tergiversadas. El control de la muerte, a través de lo que en ellos se denomina “muerte digna”, constituye un derecho al margen de sus consecuencias. Otro derecho que se predica es el que las mujeres tienen sobre su propio cuerpo y el aborto se presenta, al fin y al cabo, no como un fracaso terrible sino, casi, casi, como si fuese una operación de cirugía estética. Se trata, al fin y al cabo, de controlar la vida y la muerte.

Yo no soy un dechado de virtud como saben todos los que me conocen, pero eso no quita para que crea en la inmutabilidad de la virtud y admire a las personas virtuosas, en cuyo espejo intento mirarme, evidentemente con poco éxito. Lo digo en serio, no es falsa modestia ni reflexión en esta época dorada de la vida cuando nos adentramos en el otoño de la existencia. Nuestra generación quiso arrasar con todo, primero mató al padre, luego a Dios y ahora parece que algunos quieren que nos suicidemos. La izquierda de aquel socialismo de la mitad del siglo XX, que en España llegó al poder tardíamente, creía, esencialmente, en los mismos valores cristianos de los conservadores y de los liberales. Aunque para ellos la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza eran virtudes laicas, eran las mismas virtudes en las que nosotros creíamos.

Ahora no. La nueva izquierda que nos gobierna, con muy poco fundamento, no cree en nada de todo eso. Su lema es el del autobús: “Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida”. Un lema que pretende arrinconar esas cuatro virtudes cardinales que el cristianismo toma de la filosofía griega, esencialmente de Platón, quien las asocia con sus correspondientes desórdenes. ¿Y cómo vamos a disfrutar de la vida sin ese espacio de orden que propicia la virtud? Afortunadamente, una buena parte de la juventud ya no se atraganta de falsa libertad, y está volviendo a su práctica. Con la crisis a lo mejor hasta volvemos a leer a los filósofos.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. marinero en tierra opina:

    Enhorabuena por reivindicar a los filósofos, aunque los hay para todos los gustos. Supongo que te refieres a los clásicos. Aunque será difícil que se lean en el bachillerato o las facultades. ¡Esa reivindicación de la virtud me parece genial!

  2. Fulgencio (Murcia) opina:

    Desde mi ateísmo también estoy en contra del aborto. Coincido con usted en ese análisis de la izquierda. La única parte de su artículo que me llama poderosamente la atención es donde afirma que el cristianismo copió de la filosofía griega y en especial de Platón. Sinceramente hasta ahora nadie había tenido la valentía de admitir eso. Muchas gracias. Un saludo

  3. Alejandro opina:

    fulgencio si para ti el cristianismo y la filosofía de platón es lo mismo ¿cual es el problema?

  4. Alejandro opina:

    ¿cual es el problema con el cristianismo?

  5. Fulgencio (Murcia) opina:

    Alejandro, el problema no es para mí, que soy ateo, el problema sería para un cristiano como tú, ya que, si el cristianismo y el platonismo son lo mismo bajo tu punto de vista, entonces por cuestiones cronológicas el Hijo de Dios no sería Cristo sino Platón.

  6. Alejandro opina:

    Fulgencio, si la filosofía de Platón le hubiese sido revelada por Dios para predicarla por el mundo ¿que opinión tendrías sobre el platonismo?

  7. filomeno opina:

    Monseñor Romero Pose (q.e.p.d.), Sabio Gallego

Deje un comentario