UNA DE BONO Y OTRA DE TARDÁ

Bono ha excusado a Tardá por su grito de guerra en una concentración en contra de la Constitución el día en el que se conmemoraba su treinta aniversario. Tardá, dicho sea de paso, es diputado en el Congreso de los Diputados, la cámara que, junto al Senado, representan la soberanía nacional. Y Tardá, aunque vive de ella y en ella, no cree en ella. Él, políticamente, sólo cree en la independencia de Cataluña.

Todos los que en alguna ocasión nos hemos topado con este personaje de rudos modales sabemos que no es tan fiero el león como lo pintan y que, incluso, como se suele decir “es una buena persona”. Sus antecedentes familiares le asemejan a esos levantiscos indivíduos que poblaron los montes catalanes durante la Guerra de la Independencia y luego en las tres -o dos y media, según semire- guerras civiles del XIX entre carlistas y liberales. Incluso pienso que, si hubiese vivido la Guerra Civil del XX, habría sido uno de esos pocos que se jugaron el pellejo para protejer a los vecinos perseguidos por las hordas rojas porque iban a misa.

Pero lanzar a voz en cuello ese grito de “¡Mort al Borbó”, proferido por un representante de la soberanía nacional, es transpasar aquella liínea que el que la pasa se convierte, sea cual sea la intención conque lo haga, en posible reo de un delito. Del mismo modo que le ocurriría al que gritase “¡Viva ETA!” El Presidente del Congreso, Bono, tiene la manga demasiado ancha excusando al diputado. El Tripartito catalán, señor Bono, no vale la soberanía nacional. Y como no nos tomemmos en serio y defendamos las instituciones, seguiremos, como decía el bueno del hermano mayor del empresario Uría asesinado la semana pasada, “viviendo arrastrados”. Pero Bono es así, un día buey de arrastre y otro toro bravo.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. JTrias opina:

    Un artículo muy oportuno. Jonás

Deje un comentario