LA CARA ETARRA, ESPEJO DEL ALMA VASCA

Un nuevo asesinato, ayer. Mientras tanto las fotografías nos muestran a sus desaprensivos compañeros de tute jugando a las cartas, con otro en el puesto de Uría, como si no hubiese pasado nada, como si su mujer les hubiese llamado media hora antes para decirles: “Ignasio está con gripe, que hoy no va”. Pero Ignasio, Ignacio Uría, no tenía gripe, había sido asesinado. Esa anestesia moral que demostraron sus más íntimos, es la anestesia moral de la mayoría del pueblo vasco que, desde hace más de treinta años, ha decidido mirar para otro lado.

Cuando vemos en las fotografías las pintas, entre casposas y repugnantes, de los etarras detenidos o en persecución, ya sabemos que nada bueno puede salir de ellos. La cara es el espejo del alma y el alma de estos individuos es negra como el betún. Y el alma de quienes les apoyan y de los que mirán para otro lado, también.Es increíble que un pueblo que dio al mundo personajes universales tan grandes como Ignacio de Loyola o esa pléyade de descubridores que colonizaron América, ahora sólo sepa dar este tipo de gentuza que nos cubren a los españoles de odio y sangre. Es inimaginable que esto ocurra al lado del Santuario de Loyola y que parte de la Iglesia vasca se refiera, todavía, a los presos etarras o a sus familias, como víctimas.

Quien diga que esto no tiene solución y que la única vía es la del diálogo, miente y tiene el alma negra como los terroristas, además de ser un desaprensivo. Si el Ayuntamiento de Marbella fue disuelto por corrupción, ¿no puede hacerse lo mismo con todos aquellos munincipios vascos donde gobiernan los terroristas? Si al terrorismo no lo consideramos como la mayor de las corrupciones y tomamos acciones drásticas contra ellos y contra qiuienes les apoyan, la sangre y el odio acabará carcomiendo la Constitución y las Instituciones democráticas. Este asesinato es el plato que nos sirve el nacionalismo radical -¿hay algún nacionalismo que no sea radical?- para festejar el treinta aniversario de la COnstitución.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Juan Pedro opina:

    ETA es un bubón chancroso del sistema, causa de sepsis, qué asco me da.

  2. pedro opina:

    Me parece muy oportuno su comentario

Deje un comentario