ESTO ES SUSCEPTIBLE DE EMPEORAR

Conocí a Joaquín Muns Albuixech en 1975, en unas reuniones que organizaba el Círculo de Economía de Barcelona. Me impresionó su brillante capacidad de análisis y el realismo de sus pronósticos. Entonces era un joven profesor de la facultad de Ciencias Económicas de Barcelona, y España estaba siendo azotada por varias crisis que la vapuleaban sin saber dónde acabaríamos. Muns, luego, fue muchas cosas, entre otras asesor de Juan Pablo II en asuntos financieros. En España no habíamos asumido la subida brutal de los precios del petróleo, nuestro tejido industrial era anticuado, la inflación comenzaba a galopar descontroladamente y el Régimen franquista se deshacía junto a la decrepitud del Dictador. Recuerdo que una tarde, paseando por la Diagonal, Joaquín me dijo: “Desengáñate, Jorge, una mala situación económica siempre es susceptible de empeorar”. Efectivamente, hasta que Suárez, de la mano de Fuentes Quintana, no dio el golpe de timón con los Pactos de la Moncloa en 1977, todavía pasaron dos largos años y la inflación superó la cota del 20 %.

Una mala situación económica se ataja con ideas y liderazgo. Boyer y Solchaga acometieron en los años ochenta lo que parecía imposible, la reconversión industrial. Y Rato fue el encargado, en la segunda mitad de los noventa, de frenar la inflación, atajar el paro y acabar con el déficit. Felipe González y Aznar sí tuvieron liderazgo. También lo tuvo Suárez. Es cierto que ahora estamos inmersos en la turbulenta corriente de una monumental crisis mundial, pero creo que, en España, no tenemos liderazgo. De momento seguimos con la mezquina política de zancadillas e imputaciones. Después de la reunión de los veinte, estemos o no en ella, veremos si Zapatero es capaz, como Suárez hizo en 1977, de dar un golpe de timón o, por el contrario, habrá que esperar, como entonces vaticinaba Muns, a que nos hundamos todavía más.

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. Juan Pedro opina:

    Quizás se requiera una reingeniería de procesos, un golpe de timón o una revolución pero según su calado esta puede llevar mucho tiempo de implantación y ser traumática. ¿No sería más conveniente mejorar lo existente? Los efectos de la fuente perturbadora que originó la pérdida de equilibrio del sistema se verán anulados con el tiempo, de forma natural, pero más rápidamente pueden verse anulados con algunos reajustes sobre el propio sistema.

  2. Jose luis manso opina:

    ¿ Liderazgo Boyer y Solchaga?

    prefiero que no lo haya………….

Deje un comentario