MISA Y ESTÉTICA

Hay gente que se interroga, un poco asombrada, por qué el Papa ha dado una vuelta de tuerca a la liturgia autorizando, en determinadas ocasiones, lo que, por otra parte, ya estaba autorizado: la celebración de la misa según el rito de Pío V y en latín. La respuesta es muy simple y nada tiene que ver con esos hábitos de los lefevristas que se oponen por sistema a las interpretaciones conciliares de la Iglesia.

La misa es una celebración de un misterio eucarístico y sacrificial que, en algunas circunstancias solemnes, está rodeada de gran ceremonial para resaltar, hasta el límite de lo posible, la adoración a Dios, principio y fin de todas las cosas para los creyentes. Y esa adoración solemne puede hacerse, incluso mejor y más comprensiblemente, utilizándose la lengua latina y el rito antiguo. Benedicto XVI, en la misa de inauguración del Sínodo, ha utilizado el latín porque lo entendían todos los Obispos. Además, no sólo hay un rito canónico para los católicos. En España, por ejemplo, se permite la celebración de algunas bodas con elementos del antiguo rito mozárabe. Y, en fin, qué quieren que les diga, personalmente me toca más el corazón una misa con música de Bach o de Hendel, o un funeral solemne con el réquiem de Mozart y en latín, que si las oraciones estuviesen acompañadas de guitarras y música folk a lo Simon y Garfunkel.

Se dice, también,  que eso de que el sacerdote se ponga de espaldas al pueblo de Dios es como un desprecio. Nada más alejado de la realidad. El verdadero sentido de esa colocación del sacerdote consistía en que si la Iglesia era como una nave, con la cruz como mascarón de proa, tras a ella se situaba el oficiante que era seguido por todo el pueblo. Después del Concilio Vaticano II se pensó  que decir la misa de cara al público, como abrazándolo, era más participativo y, desde luego, fue una buena idea. Y ahora, sin romper su unidad sacramental y sacrificial, tendremos más elementos estéticos que nos ayudaran a entender ese misterio. Como decía el torero: “Hay gente pa to”.

Publicado en ABC el 11 de Octubre de 2008

compartir delicious digg frequi google meneame technorati

Por favor deje un comentario

  1. M.A. Gallo opina:

    La liturgia de Pio V en latín ha estado viva durante siglos, como el mismo Papa recordó. Arriesgarse a perderla no parece prudente, como no nos arriesgamos a perder tantas cosas mucho menos importantes.
    Personalmente pienso que el conocimiento del latín es una riqueza para las personas.

Deje un comentario